El juicio contra los tres acusados de la muerte del tendero chino comienza este lunes

Acusados por la muerte del tendero chino
EUROPA PRESS
Actualizado 04/02/2018 13:10:31 CET

   Iba a haberse celebrado a finales de octubre pero fue suspendido al solicitar uno de los acusados cambiar de abogado

   SANTANDER, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El juicio contra los tres jóvenes acusados de dar una paliza mortal a un comerciante de nacionalidad china en Torrelavega, para los que el fiscal pide 25 años de cárcel, comenzará este lunes, 5 de febrero, en la Audiencia Provincial después de que el pasado octubre tuviera que ser suspendido al pedir uno de los implicados cambiar de abogado.

   La vista comenzará, a partir de las 9.30 horas en la Sección Primera de la Audiencia Provincial, con la declaración de los acusados pero está previsto que se prolongue hasta el jueves, día 8, con sesiones que se iniciarán a la misma hora que la de mañana.

HECHOS

   Según el relato del Ministerio Fiscal, los tres jóvenes --dos chicos y una chica--, de común acuerdo, llegaron sobre las 21.00 horas del 11 de noviembre de 2015, al establecimiento regentado por la víctima, y mientras uno de ellos trataba de venderle varios productos que habían sustraído en otro local, los otros dos se dirigieron a las estanterías de las bebidas alcohólicas con la intención de llevarse varias botellas.

   Cuando el hombre se percató de esta intención, les recriminó su conducta, inició una discusión y los tres acusados le propinaron una "brutal paliza", con golpes y patadas en la cabeza y el resto del cuerpo.

   La esposa del comerciante trató de defender a su marido y recibió una patada, cayendo al suelo y sufriendo diversas lesiones. Los tres acusados huyeron del establecimiento, llevando consigo varias latas de cerveza y paquetes de pastillas de caldo.

   El comerciante murió horas después por un traumatismo craneoencefálico grave y un fracaso multiorgánico.

   Para el fiscal, los hechos son constitutivos de un delito de asesinato, otro de robo con violencia y un tercer delito leve de lesiones.

   Por ello, solicita una condena para cada uno de ellos de 25 años de prisión (20 por el asesinato y 5 por el de robo con violencia) y 20 de libertad vigilada.

   Además, para el acusado de patear a la viuda, el fiscal pide además 900 euros de multa y alejamiento durante seis meses por un delito leve de lesiones.

    Además, reclama una indemnización para la familia del fallecido de 253.000 euros.

   En el juicio, ejerce de acusación particular la esposa del comerciante fallecido, que solicita las mismas penas de cárcel que la Fiscalía.

UNO DE ELLOS ESTÁ EN PRISIÓN PROVISIONAL

   Los tres acusados ingresaron en prisión provisional a los dos días de suceder los hechos, si bien, en estos momentos, solo uno de ellos, permanece allí puesto que los otros dos salieron en abril de 2016.

   Precisamente, fue el acusado que permanece en la cárcel el que al inicio del juicio el 23 de octubre solicitó cambiar de abogada para que se le "defienda como tiene que ser", ya que, según dijo, con la suya -de oficio- solo ha hablado "una vez" y "hace dos años", cuando sucedieron los hechos.

   El juicio fue suspendido después de que la Sala accediera a su petición para evitar una posible nulidad del mismo pese a que todas las partes lo consideraron una "maniobra dilatoria" para retrasar el proceso.

   La Sala le dio tres días para que designase letrado libre (de pago), algo que no hizo por lo que se le ha designado uno de oficio: el tercero ya, después de que el primero renunciara al caso.

   A los pocos días de que el juicio fuera suspendido, se celebró en noviembre una vista para determinar si se prorrogaba la medida cautelar de prisión provisional, algo que finalmente fue así.

   Y es que la Audiencia Provincial consideró que "continúan vigentes los motivos que en su momento determinaron que se decretase la medida cautelar que ahora se prorroga".

   Además, a la hora de su decisión tuvo en cuenta "la proximidad del acto del juicio y el riesgo de fuga concurrente, atendidas las penas solicitadas". Por ello, acuerdó prorrogar por un plazo máximo de dos años la prisión provisional.