Juntas Locales de Liérganes y Cayón analizan la seguridad de sus municipios, que está por encima de la media regional

Junta de Seguridad
EP/DELEGACIÓN
Actualizado 27/01/2011 17:52:03 CET

El delegado del Gobierno y los alcaldes Ángel Bordás y Gastón Gómez, respectivamente, presidieron las reuniones

SANTANDER, 27 Ene. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, ha presidido las Juntas Locales de Seguridad de Liérganes y Santa María de Cayón, junto con sus respectivos alcaldes, Ángel Bordás y Gastón Gómez, en las que se ha analizado la evolución de la delincuencia en el último año y se ha tratado sobre las medidas puestas en marcha para prevenir y evitar los delitos y faltas.

Agustín Ibáñez señaló que Liérganes ha sufrido un "ligero" incremento en el número de infracciones penales con respecto al año 2009, mientras Santa María de Cayón se mantiene en los niveles del año pasado, con un "leve" descenso, y en ambos casos "muy por debajo" de la media regional de criminalidad.

Ambas Juntas Locales de Seguridad contaron con la participación de la subdirectora general de Justicia del Gobierno de Cantabria, Carmen Fernández, el coronel jefe de la 13ª Zona de la Guardia Civil de Cantabria, Justo Chamorrro, mandos de este Cuerpo en la zona y los responsables de la Policía Local en cada ayuntamiento.

El número de infracciones penales de Liérganes durante 2010 (la suma de los delitos y faltas) está por debajo de la media regional. De hecho registró el año pasado una tasa de criminalidad de 27,5 por cada mil habitantes, mientras la media regional es de 29,4. En el caso de Santa María de Cayón, la tasa es de 15,1.

El delegado del Gobierno resaltó de nuevo los altos índices de seguridad de la región a más de 15 puntos de las 45,8 infracciones por cada 1.000 habitantes de la media nacional.

Estos datos adquieren más importancia si se tiene en cuenta que España está entre los países con una tasa menor del continente y "muy alejada" de la media de la Unión Europea, que fue de 69,1 infracciones.

Los delitos perpetrados el año pasado en Liérganes se refieren principalmente a robos con fuerza en las cosas cometidos de noche o madrugada en establecimientos comerciales de este pueblo y en Pámanes, un núcleo bien comunicado tanto con la N-634 y la Autovía del Cantábrico.

La Guardia Civil ha adoptado una serie de medidas para prevenir los mismos con patrullas constantes, puntos de identificación y una vigilancia especial de las obras en construcción, que son también objetivos de delincuentes.

Por otro lado, los hurtos en el Punto Limpio de Liérganes también han elevado la estadística penal, aunque en este caso la actuación de la Guardia Civil ha dado lugar a la detención de varias personas, lo que ha reducido notablemente los mismos.

DESCIENDEN LOS ROBOS CON FUERZA EN CAYON

El número de infracciones penales en Santa María de Cayón durante 2010 fue similar al del año anterior, con 129 frente a las 131 de 2009.

El número de delitos contra el patrimonio sufrió un ligero aumento, aunque descendieron los robos con fuerza en las cosas, que tienen como objetivos establecimientos comerciales y viviendas.

Por otro lado, durante el año pasado tanto en Liérganes como en Cayón la Guardia Civil ha continuado con el Plan Operativo de respuesta policial al consumo y tráfico minorista de drogas en zonas de ocio.

En el primero de los municipios, se formularon 4 denuncias por posesión o consumo de estupefacientes en la vía pública y 1 por tenencias de armas u objetos peligrosos.

En Santa María de Cayón, se ha registrado un "notable" descenso en las denuncias por consumo de alcohol en vía pública, infracciones que se cometían principalmente junto al antiguo campo de fútbol de Sarón y en una zona de La Penilla, con lo que se ha conseguido la "casi erradicación" de este tipo de conductas.

La Guardia Civil identificó a 480 personas y levantó un total de 20 actas de infracción por consumo o tenencia de estupefacientes en la vía pública y 5 por posesión de armas u objetos peligrosos en este municipio.

Los centros escolares y su entorno también han sido lugares en los que se ha continuado con una especial vigilancia aunque en la zona de Liérganes no se registró ningún tipo de incidencia.

En el caso de Santa María de Cayón, la Guardia Civil ha llevado a cabo una intensificación del control y la presencia policial en los mismos, habiendo identificado a 160 personas en los alrededores del instituto, aunque no de detectó consumo o tráfico de sustancias estupefacientes.

Tanto el profesorado como los vecinos han resaltado el aumento de la seguridad ciudadana gracias a estas labores preventivas.

El delegado del Gobierno destacó en la reunión de ambas Juntas Locales la necesidad de mejorar e incrementar la colaboración y coordinación de los agentes de la Guardia Civil con los policías locales de los respectivos ayuntamientos, "porque es una de las principales armas para luchar y prevenir la delincuencia y el camino más adecuado para mejorar la seguridad ciudadana y evitar situaciones que generan preocupación entre los ciudadanos".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies