A licitación por 1,4 millones la renovación urbana de la calle Isabel II

Infografía de la renovación
AYUNTAMIENTO
Actualizado 15/08/2018 11:22:41 CET

SANTANDER, 15 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Junta de Gobierno Local ha aprobado el expediente de contratación para adjudicar las obras de renovación urbana que va a acometer el Ayuntamiento de Santander en la calle Isabel II, por un importe de 1.425.000 euros y un plazo de 9 meses para su ejecución.

Así lo ha anunciado en un comunicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, que ha recordado que la calle Isabel II contará con aceras más anchas que se dotarán además de arbolado y zonas verdes que separarán el tráfico rodado del área peatonal a través de un nuevo proyecto de renovación urbana impulsado por el Ayuntamiento.

La actuación contempla también la renovación del pavimento de las aceras por otro a base de losas de granito, así como el de la capa de rodadura de la calzada. Igualmente, se mejorarán las redes de servicios urbanos existentes bajo la calle, como el saneamiento y el abastecimiento, entre otros.

El objetivo principal es generar un espacio más amable, con áreas verdes, vegetación y arbolado que lo hagan más atractivo y sirvan a la vez de transición entre las áreas destinadas al tráfico y a los peatones.

Además, se aprovechará para mejorar distintos servicios urbanos, para soterrar los tendidos aéreos actuales y para intervenir en la manzana situada al final de la calle, delimitada también por las calles La Paz y Francisco de Quevedo.

Con este proyecto se da continuidad a otras actuaciones de mejora urbana que se han ido realizando en este entorno, como las desarrolladas los últimos años en Lealtad, Emilio Pino, la calle Cádiz, Juan de Herrera o la plaza de Las Cachavas, ha recordado el concejal.

PRINCIPALES ACTUACIONES

El proyecto de renovación urbana de Isabel II plantea diferentes intervenciones en los distintos tramos en función de las necesidades detectadas en cada uno de ellos y de las mejoras de las que han sido objeto ya las calles adyacentes.

En el primer tramo, que va desde la calle Antonio López hasta Calderón de la Barca, se mantendrán las alineaciones actuales, reduciendo a dos los carriles de circulación para facilitar la incorporación desde Antonio López y el posterior giro a la izquierda de los vehículos que se dirigen a la estación de autobuses, que en la actualidad invaden el carril central para la maniobra.

Mientras tanto, en el tramo de Calderón de la Barca a Emilio Pino se concentra el tráfico también en dos carriles, aumentando su anchura para facilitar la circulación. Además, a ambos lados se dispondrán zonas verdes con plantas bajas de colores variados y arbolado de mayor porte con el fin de separar las zonas peatonales del tráfico.

Por su parte, en el tramo de calle que va desde Emilio Pino a Calvo Sotelo también habrá zonas verdes y se ensancha la calzada para incorporar una parada de taxis en la margen izquierda, que se completará con un semáforo antes del giro hacia la calle Ruamayor para facilitar la salida de los taxis.

Ya en la zona del Ayuntamiento, desde el cruce de Calvo Sotelo hasta la altura de la calle La Paz, se mantienen las aceras actuales, que han sido objeto de actuaciones recientes, y se renueva el asfaltado.

Y en el tramo final, hasta la confluencia con la calle Cubo, se aprovecha para ensanchar la acera que discurre junto al Mercado de la Esperanza, manteniendo el aparcamiento de carga y descarga existente en este punto.

Además, el proyecto incluye la intervención en la manzana delimitada por Isabel II, la calle La Paz y Francisco de Quevedo, mejorando su urbanización gracias al ensanche de las aceras y la colocación de pavimento de adoquín de granito en la calzada.