"Tenemos que seguir alzando la voz para exigir la disolución incondicional de ETA"

 

"Tenemos que seguir alzando la voz para exigir la disolución incondicional de ETA"

Acto de homenaje
EUROPA PRESS
Actualizado 07/07/2017 17:40:20 CET

"Mis padres y yo siempre estaremos en una deuda permanente de gratitud con la inmensa mayoría de los españoles de bien", asegura

SANTANDER, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo (FVT) y hermana del joven concejal del PP en Ermua Miguel Ángel Blanco, secuestrado y asesinado por la banda terrorista ETA hace 20 años, María del Mar Blanco, ha instado este viernes en Santander a "seguir alzando la voz para exigir la disolución incondicional de ETA".

Durante su discurso en el acto de homenaje a las víctimas del terrorismo que se ha celebrado este mediodía junto al monumento erigido en la Península de la Magdalena en 2005, obra de Agustín Ibarriola, también ha dicho que a ETA le "falta pedir perdón y ayudar a resolver" los crímenes no resueltos.

Posteriormente, en declaraciones a los medios, María del Mar Blanco ha destacado la necesidad de "alzar la voz" a pesar de que ETA "está derrotada policialmente".

"Mis padres y yo siempre estaremos en una deuda permanente de gratitud con la inmensa mayoría de los españoles de bien que hace veinte años salieron a la calle, perdieron el miedo, alzaron la voz, primero para rechazar a ETA, para pedir la liberación de mi hermano, y luego siguieron alzando la voz sin miedo para condenar ese cruel asesinato. Y, sobre todo, para decirle a ETA alto y claro 'basta ya'", ha manifestado.

Así, ha recordado que la respuesta social lanzó el mensaje de que "nadie nos iba a callar; que no nos íbamos a volver a esconder, que sus amenazas y sus coacciones no nos iban a amedrentar, sino todo lo contrario: que íbamos a seguir saliendo a la calle para que nunca nadie jamás nos volviera a robar nuestros espacios de seguridad y libertad".

En este sentido, ha añadido que estos espacios "corresponde" a los demócratas y no a los "totalitarios". "Ese es el mensaje que se puede resumir de todo lo que se vivió en esas 48 horas y, afortunadamente, ese es el mensaje que ha llevado a vivir estos momentos con una ETA derrotada policialmente", ha apostillado.

"MANTENER EL NIVEL DE EXIGENCIA"

Durante su discurso en el homenaje, ha reivindicado que en la actualidad hay que "mantener el nivel de exigencia" y volver al 'espíritu de Ermua' veinte años después con la misma unidad política y social que hubo entonces. El motivo es, tal y como ha explicado, construir "el relato de la verdad, memoria, dignidad y justicia" frente al discurso que habla de "conflicto, de dos bandos y de pasar página".

A este respecto, ha abogado por construir un "espejo enorme para que nunca se olvide" lo que sucedió en España durante los últimos 50 años como consecuencia del terrorismo etarra puesto que los jóvenes que no vivieron esta etapa "corren el riesgo de que cale" ese otro discurso.

También ha incidido en que "no sólo" se trata de un homenaje "merecido" a su hermano, sino "a todas y cada una" de las víctimas de la banda terrorista ETA, al tiempo que ha lamentado que han tenido que morir muchas personas "para que la sociedad se haya dado cuenta" de que "los únicos culpables son los verdugos" y las víctimas "son inocentes".

"EL DOLOR Y SU RECUERDO SIGUEN ESTANDO ALLÍ"

Además, ha asegurado que estos 20 años del asesinato de su hermano son una "fecha más" y no "un aniversario especial" porque "parece que fue hace dos días" porque "el dolor y su recuerdo siguen estando ahí".

Blanco ha reconocido que no quiere "ni pensar" en cómo se pudo sentir su hermano mientras estaba secuestrado y "torturado".

Ha recordado cómo vivió los primeros momentos del secuestro, cuando estaba en Londres, sintiendo "angustia" al pensar en "la soledad" que estaban viviendo sus padres, y cómo al regresar a Ermua su madre le comentó que "en ningún momento habían estado solos" debido al apoyo ciudadano de millones de personas en todo el país y en su ciudad.

En este sentido, ha hecho hincapié en los "gritos de libertad" que hubo esos días no solo para su hermano, sino "para todo el país", que lanzó el mensaje de que no iba "a atarse las manos" ni a "hipotecarse de por vida" ante los terroristas. "Gracias porque veinte años después volvéis a estar aquí", ha manifestado.

Finalmente, ha tenido una mención para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado "porque hicieron todo lo posible por salvar la vida" a su hermano, así como para la "magnífica labor" de los jueces y para la colaboración entre las instituciones francesas y españolas en la lucha contra el terrorismo.

GEMA IGUAL: "NO HAY QUE OLVIDAR AUNQUE NO HAY AMENAZA"

En el acto, al que han asistido representantes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, diputados del PP de Cantabria, el obispo de Santander, Manuel Sánchez Monje, y representantes de las asociaciones de víctimas cántabras, entre otros, también ha intervenido la alcaldesa de la capital cántabra, Gema Igual, así como el rector de la UIMP, César Nombela.

Mientras que Nombela ha reivindicado que las víctimas del terrorismo son "la avanzadilla" de la democracia y ha destacado el "compromiso" de la sociedad con ellas, Igual ha advertido de que "aunque no hay amenaza" actualmente, "no hay que olvidar", ya que ETA "se ha llevado por delante" a muchas personas.

Por eso, ha recomendado visitar la exposición 'De Hipercor a Ermua. El terrorismo y sus víctimas', que está en el Espacio Joven de Santander debido a que "ver todos los nombres y apellidos es impactante, pero también importante".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies