Más de la mitad de los conductores cántabros admite que no para aunque tenga sueño

 

Más de la mitad de los conductores cántabros admite que no para aunque tenga sueño

Contador
Publicado 10/07/2017 15:29:51CET

SANTANDER, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más de la mitad de los conductores cántabros, el 52%, reconoce que no para nunca el vehículo aunque sienta sueño, lo que supone cerca de 186.000 personas en la región, por debajo de la media española del 55%.

Además, unos 229.000 automovilistas de la Comunidad admiten que han sufrido somnolencia al volante alguna vez, de los cuales 123.000 han tenido microsueños (periodos muy breves de sueño que se producen en momentos de extremo cansancio, conocidos como 'cabezadas') mientras conducían.

Éstas son algunas de las principales conclusiones del estudio 'Influencia de la somnolencia en los accidentes de tráfico en España (2011-2015)', realizado por la Fundación Línea Directa en colaboración con FESVIAL (Fundación Española para la Seguridad Vial).

El informe, que analiza 442.000 accidentes registrados en ese periodo, se completa con una encuesta realizada a 1.700 conductores de todo el país, que recoge la percepción de los españoles sobre un problema que, cada año, pone en riesgo a millones de automovilistas.

Un total de 23.700 conductores cántabros afirman haber tenido un accidente por culpa de haberse quedado dormidos al volante, de los cuales, 5.700 fueron graves o muy graves.

En toda España, se estima que la somnolencia ha costado la vida a más de 800 personas en los últimos cinco años y, en caso de tener un accidente, el riesgo de morir se multiplica por dos.

Según el estudio, las campañas de concienciación no funcionan, toda vez que 188.000 automovilistas cántabros no siguen las recomendaciones de la DGT sobre descanso (desde la Dirección General de Tráfico aconsejan parar de 20 a 30 minutos cada 200 kilómetros o cada 2 horas).

Otro dato alarmante es que 139.000 conductores de la región reconocen que no leen los prospectos de los medicamentos para comprobar cómo afectan a la conducción.

Pese a ello, la población conductora parece ser consciente del riesgo, ya que casi 291.000 automovilistas cántabros (80%) creen que la somnolencia puede ser igual o más peligrosa que el alcohol a la hora de conducir.

Las comunidades en las que más accidentes se producen por la somnolencia son Castilla y León y Castilla-La Mancha y Baleares. Por su parte, Cataluña es donde menos se siguen las recomendaciones sobre descanso, y Baleares, donde menos preocupación hay por los efectos de los medicamentos en la conducción.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies