La Memoria 2014 de la Fundación Botín rinde homenaje a Emilio Botín recogiendo sus hitos

Portada de la Memoria en recuerdo a Emilio Botín
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 12:58:34CET

SANTANDER, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Memoria 2014 de la Fundación Botín ha rendido un homenaje al que fuera su presidente y del Banco Santander hasta septiembre del pasado año, Emilio Botín, recogiendo sus principales hitos durante su mandato al frente de la entidad, 21 años en los que se invirtieron 360 millones de euros en proyectos sociales.

Entre 1993 y 2014, presidió esta Fundación creada en 1964 por Marcelino Botín y Carmen Yllera para promover el desarrollo social de Cantabria, un fin fundacional en el que Emilio Botín no sólo profundizó sino que, durante sus años como presidente, también apostó por "el crecimiento y la mejora de la profesionalización, la eficiencia social y la sostenibilidad" de las actividades.

Así lo ha destacado este jueves su hijo y actual presidente de la Fundación, Javier Botín, durante la presentación de la Memoria 2014, un documento que, no sólo le dedica su portada, sino que recorre los 21 años de Presidencia de Emilio Botín a través de las imágenes de sus principales contribuciones.

Entre ellas, se le puede ver inaugurando en 1994 la Cámara Hiperbárica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), un centro al que, a lo largo de su vida y siguiendo la trayectoria de su padre, ha hecho mutitud de donaciones de dotaciones de avanzada tecnología y medios para potenciar el hospital.

Algunas de las más importantes fueron la monitorización de la Unidad Coronaria, el Centro de Simulación y Entrenamiento en Situaciones Críticas, la Unidad de Diagnóstico Precoz de Cáncer, tecnología para el Departamento de Medicina Intensiva, Resonancia Magnética o un equipo completo de Tomografía por Emisión de Positrones.

Pero Emilio Botín no sólo potenciaba y promocionaba Valdecilla sino que sentía una "verdadera predilección" por el hospital cántabro como demostró cuando se le recomendó una intervención y se le planteó realizarla en un centro de Estados Unidos pero él prefirió hacersela en el HUMV.

Los compromisos de Emilio Botín con el conocimiento y la innovación se plasmaron en convenios y acuerdos de la Fundación con muchas universidades, destacando la de Cantabria, y centros de investigación como el de Altamira o el CNIC.

Sus apuestas también se centraron en la cultura, invirtiendo en prevención y conservación del patrimonio (Altamira, Museo del Prado, Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes...), y en la educación, según se destaca en los textos que acompañan a las imágenes de la Memoria 2014.

Javier Botín destaca, en la carta que abre la Memoria, que su padre "no sólo supo mantener el espíritu que dio origen a esta Fundación administrando el legado recibido, sino que fue uno de los mayores contribuidores con sus generosas aportaciones al fondo fundacional".

Así, su hijo le ha calificado como el "responsable" del "impulso decisivo" al crecimiento y la transformación de la entidad, ya que hizo de ella "una de las mayores fundaciones privadas españolas por patrimonio, volumen de inversión eficiencia social e impacto".

"Emilio Botín no era dado a presumir de sus actividades filantrópicas y muchas veces ni si quiera quería darlas a conocer, pero creo que éste sí es el momento, como decía, no sólo de recordarle sino también de agradecerle este compromiso y el modo en el que siempre estuvo dispuesto a impulsar personalmente proyectos que contribuyeran a generar riqueza y desarrollo en toda España pero sobre todo en Cantabria", ha ensalzado Javier Botín durante la presentación de la Memoria.