Miguel Marías, al recibir el VIII Premio a la Cinematografía: "La crítica es una actividad inútil pero necesaria"

Miguel Marías recibe el VIII Premio a la Cinematografía de la UIMP
EUROPA PRESS
Actualizado 10/08/2016 21:59:05 CET

El cineasta oscarizado José Luis Garci, encargado de la 'Laudatio', ha asegurado que Marías "no necesita alabanzas ni un tributo porque está por encima"

SANTANDER, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El crítico de cine Miguel Marías ha recibido esta noche en Santander el VIII Premio UIMP a la Cinematografía en una ceremonia en la que ha agradecido el reconocimiento, aunque "es inmerecido", y ha asegurado que "la crítica es una actividad inútil, pero al mismo tiempo necesaria", lo que es "paradójico".

Así, considera que "un país que tiene buena crítica probablemente tiene más películas buenas" que "malas". También ha asegurado que "aproximadamente un 75 por ciento de las películas" que ha visto "no valen absolutamente nada, no merecen ser recordadas". Y ha precisado que del 25 por ciento restante, algunas "son realmente muy buenas y merece la pena recordarlas".

Al mismo tiempo, ha reivindicado que "el crítico más interesante es uno que aunque estés en desacuerdo con él, lo que te dice te hace repensar y hasta te convence de que una película está bien". Del mismo modo, ha reconocido que no ha hecho crítica "para hacer dinero", pero ha recordado que lo ha "pasado muy bien", se ha "divertido" y ha "disfrutado" haciéndolo.

De esta forma se ha pronunciado durante el acto de entrega del galardón en el Palacio de la Magdalena santanderino, que la Universidad Internacional Menéndez Pelayo le concede en reconocimiento a su trayectoria y a su contribución y difusión del conocimiento de la industria cinematográfica.

Al mismo tiempo, ha reconocido que habría querido ser producto para rodar las películas que algunos directores no pudieron porque "murieron vagabundeando" o porque hay jóvenes "que no reciben financiación", ya que opina que estas situaciones son "terribles".

También se ha referido a José Luis Garci --encargado de la 'Laudatio'-- uno de los directores que sigue siendo su "amigo" a pesar de que ha hecho malas críticas de algunas de sus películas.

Y ha destacado que cuando Garci le "insiste"en ver una película, lo hace porque es de los directores que "pueden tener utilidad" incluso cuando el crítico "está totalmente en desacuerdo con él".

Igualmente, se ha definido como un "defensor de las causas perdidas" y ha indicado que "nunca" ha "fingido" ver una película que no ha visto."

Marías ha escrito en revistas especializadas como 'Nuestro cine', 'Banda aparte', 'Casablanca', 'Nuevo Fotogramas', 'Archivos de la Filmoteca', 'Nosferatu', 'Viridiana', 'Nickelodeon' o 'Dirigido por*'. También ha colaborado en periódicos como 'El Mundo' o 'Diario 16', y ha sido director de la Filmoteca Española entre 1986 y 1988, y del Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) entre 1988 y 1990.

GARCI: MARÍAS HIZO PASAR AL CRÍTICO "DE LA EDAD DE PIEDRA A LA ILUSTRACIÓN"

El cineasta, que ha llegado con una hora de retraso a la entrega del premio porque por error ha llegado al aeropuerto de Bilbao en lugar de al de Santander, ha asegurado que Marías "no necesita alabanzas ni un tributo porque está por encima". "Es un profeta y es muy difícil que volvamos a tener un crítico como él", ha reivindicado.

Garci, que recibió este galardón en 2013, ha calificado de "excepcional" la saga de los Marías ----su padre, Julián Marías, era un filósofo, y su hermano, Javier Marías, es un escritor "de fama internacional", ha precisado--, participa de sus facetas porque tiene un conocimiento musical "extraordinario", el de la cultura es "fantástico" y como escritor también es "extraordinario".

En este sentido, el cineasta ha destacado que Marías "hizo comprender" en los años 1950, una "edad oscura", que había un nuevo género cinematográfico, el 'neo-emocionalismo'", que el cine transmitía unas "nuevas emociones". De hecho, ha afirmado que Marías hizo que la crítica cinematográfica pasara "de la Edad de Piedra a la ilustración".

Además, haciendo retrospectiva, ha planteado que si el galardonado hubiera sido cineasta, habría sido como el francés Jean-Luc Godard, al tiempo que ha asegurado que Marías "no tiene miedo" a lo nuevo. "En esta guerra que vivimos actualmente, él es el único pacificador que se siente en paz", ha apostillado.

Finalmente, ha reconocido que "le debe" haber visto la película "que más me ha gustado", en referencia a 'Chicas con gancho' (1981), dirigida por Robert Aldrich, algo que "nunca había reconocido ni en público ni en privado".

ENRIQUE BOLADO: MARÍAS ES EL CRÍTICO "MÁS IMPORTANTE"

Por su parte, el director de la Filmoteca de Cantabria, Enrique Bolado, ha destacado que el premio supone reconocer "el otro lado" del cine, al recaer este año en un crítico de cine, lo que "demuestra la variedad y la versatilidad" del galardón. A su juicio, el premio "honra" a la UIMP y lo siente "muy propio".

"Sin la apreciación de las obras es difícil que el artista pueda crear y pueda ser reconocido", ha añadido Bolado, quien ha incidido en que "un director que no pudiera vender su obra no podría continua rodando".

Al mismo tiempo, ha remarcado que Marías pertenece a la generación de críticos "pioneros" que en los años 1950 y 1960 el cine norteamericano llegaba a España "en cascada". "Miguel es por trayectoria, por hábitos y por estilo, el más importante. Creo que la amistad no me ciega", considera Bolado, que opina que Marías "escribe muy bien y es de una erudición aplastante".