El Movimiento contra la ubicación del Centro Botín propone que se levante en el Parque de Las Llamas

Centro De Arte Botín
F.BOTÍN/EP
Actualizado 12/11/2011 20:34:34 CET

Han convocado una concentración este domingo en la Grúa de Piedra

SANTANDER, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Movimiento Ciudadano en Defensa de la Identidad de la Bahía, que se opone a la ubicación del Centro Botín de las Artes en el Muelle de Albareda, ha planteado como alternativa que esta infraestructura cultural se levante en el Parque de Las Llamas.

Es un emplazamiento que verían "excelente", al disponer de "más espacio" por el proyecto de ampliación de este parque santanderino, que se vería "enmarcado" por el Centro Botín, pero también por el Palacio de los Deportes, el Escenario Santander, la Universidad y el Parque Científico y Tecnológico.

Es decir, confluirían "la naturaleza y el arte, al estilo de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia", gozando de "buenas comunicaciones, facilidad de aparcamiento y zonas verdes", en una fórmula que también solucionaría uno de los problemas que detectan en la ubicación elegida en el muelle: la "altísima" humedad, que, para reducirla --para evitar que afectara a las obras de arte-- "supondría un consumo brutal de energía".

Junto a esto, plantean varias alternativas más: el Dique de Gamazo, o Varadero, zonas que "piden a gritos proyectos de regeneración". Y una más, el solar en Puertochico de la antigua sede de la Diputación, donde se hubiera alzado el edificio diseñado por Rafael Moneo.

Con estos argumentos quieren "dejar claro" que "quieren" que se construya en Centro de Santander, en atención al "sentir mayoritario" de los santanderinos, que ven el proyecto "positivo" por sus "beneficios" para el comercio, los servicios, la construcción, el turismo y la cultura.

Este colectivo recuerda que han convocado para este domingo, a las cinco de la tarde, una concentración de protesta contra el emplazamiento elegido, una zona que no está "deprimida" ni "necesita ser revitalizada", sino que es uno de los "bienes más preciados" de Santander, que se debería, por ello, "preservar".