El mural de Cros "tiene los días contados"

Estado Del Mural De Cros
CEDIDA
Actualizado 12/11/2011 19:21:22 CET

Movellán inicia las gestionas para su retirada

CAMARGO, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El mural de Cros "tiene los días contados", según avanza el alcalde de Camargo, Diego Movellán, quien ha iniciado las gestiones para su retirada, tras contar con informes de la Policía Local y del gestor de infraestructuras ferroviarias, ADIF.

Estos informes avalan la decisión por motivos de seguridad, que se suman a los argumentos plasmados en las distintas comunicaciones enviadas por los vecinos al Ayuntamiento en las que se insta su retirada por el "negativo impacto estético" de la obra en el entorno.

De modo que desde el Ayuntamiento se ha enviado ya una carta al autor en la que se concede un plazo de 20 días para alegar contra la decisión, pasado el cual se procederá a la retirada del mural y a su sustitución por un cerramiento adecuado que limite el acceso a las vías.

Precisamente es el deterioro del mural el que hace que en la actualidad no cumpla con la finalidad de separar con seguridad la zona de tránsito de peatones del área de la vía férrea, explica el Ayuntamiento.

Así consta en dos informes recibidos por el Ayuntamiento y emitidos desde la Policía Local y desde ADIF, el gestor de Infraestructuras Ferroviarias, en los que se pone de manifiesto la práctica por parte de menores de "cruzar las vías a través de los agujeros que presenta el mural".

El informe de ADIF señala que "dicho cerramiento presenta dos grandes huecos por los que se puede acceder hasta las instalaciones ferroviarias con la inseguridad que ello conlleva y la posibilidad de arrollamiento".

Y el de la Policía añade que el estado del mural supone riesgo "para los peatones porque se encuentra junto a una pequeña acera invadida por los elementos del muro bien sobresaliendo de forma aérea bien postrados sobre la propia acera".

El mural es un "peligro" también para los vehículos, según el informe de la Policía, ya que este es uno de los accesos más transitado por el que circulan diariamente vehículos que si llegaran a tener algún percance "podrían verlo agravado por alguno de los componentes del muro".

A estos informes se suman las numerosas peticiones recibidas, en algunos casos con registro oficial de entrada en el Ayuntamiento, y en las que los vecinos solicitan la retirada del mural por el negativo impacto estético que la pieza produce en el entorno.

MURAL DE CROS

En 1999 quedó instalado en Maliaño el mural ejecutado con materiales metálicos, plásticos y vidrios de desecho y realizado por alumnos del taller del canario José Luis Vega desarrollado en La Vidriera.

La especificidad de los materiales empleados que dificultan extraordinariamente su sustitución y el lógico deterioro de un elemento expuesto a la intemperie durante 12 años explican el estado de degradación y peligrosidad que ha alcanzado el Mural de Cros y que recomiendan hoy su retirada y sustitución por otro tipo de cerramiento.

Si bien el deterioro de este elemento recomienda la urgencia de su retirada, ésta es en todo caso "inevitable" ya que se ve afectado por el proyecto de unificación y soterramiento de las vías férreas.

Según relata el Ayuntamiento, el mural fue objeto de polémica ya desde su ejecución. Lo fue inicialmente por el coste que supuso para el Ayuntamiento, un importe que no resultó "comprensible" al estar ejecutado a partir de piezas cedidas por empresas y particulares y por un empleado municipal y alumnos de La Vidriera.

El resultado final del mural provocó un "rechazo" que se ha prolongado en el tiempo.