Las obras de mejora de Miguel Artigas comenzarán en mayo y las de Cervantes en septiembre

Infografía obras
AYTO SANTANDER
Actualizado 24/04/2018 17:56:11 CET

SANTANDER, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las obras de mejora urbana de la calle Miguel Artigas comenzarán a principios del mes de mayo y las de la calle Cervantes se iniciarán en septiembre, según ha avanzado hoy el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz.

La mesa de contratación ha propuesto adjudicar los trabajos a la empresa SIEC por importe de 1.270.500 euros y en los próximos días la Junta de Gobierno Local ratificará este acuerdo para que puedan comenzar las obras, ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

En este sentido, a lo largo de este mes de abril, el Ayuntamiento ha mantenido ya dos reuniones, la última de ellas este lunes, a las que se ha convocado a todos los comerciantes y hosteleros del entorno, así como asociaciones de vecinos, con el fin de explicarles la actuación y definir cómo se va a desarrollar para minimizar las afecciones y evitar los periodos de mayor actividad para los negocios de la zona.

De esta manera, las obras comenzarán a ejecutarse a principios de mayo por la calle Miguel Artigas, y se prevé que estén completamente finalizadas en la primera quincena de julio.

En cuanto a los trabajos en la calle Cervantes, la previsión es iniciarlos a comienzos de septiembre, pasada la etapa más fuerte de la campaña estival, y tenerlos terminados en la primera semana de diciembre, de cara a la campaña navideña.

La actuación en la calle Cervantes, que afectará al tramo comprendido entre Cisneros y Jesús de Monasterio, comenzará por la confluencia con esta última y se desarrollará por fases avanzando hacia Cisneros.

Mientras duren las obras será necesario cerrar el tráfico rodado y, por ello, con carácter previo se ejecutarán las medidas complementarias planteadas por el Grupo de Investigación de Sistemas de Transporte de la Universidad de Cantabria para redistribuir el flujo de vehículos por las calles adyacentes.

El periodo en el que se desarrollen los trabajos en la calle Cervantes, y durante el que la calle permanecerá cortada al tráfico de vehículos, servirá además para evaluar cómo funcionan esas medidas y para comprobar si el comportamiento del tráfico se ajusta a los datos y predicciones arrojadas por los modelos de la UC.

De tal manera que, en función de esa evolución del tráfico y de las experiencias y conclusiones obtenidas durante el periodo de obras, se podrá determinar si, una vez terminados los trabajos, se puede plantear abrir a todo tipo de tráficos el vial, que en su nueva configuración contará con un solo carril de circulación, al tratarse de la única alternativa para ensanchar las aceras y cumplir con los criterios de accesibilidad.

DESCRIPCIÓN DE LA ACTUACIÓN

Según ha recordado Díaz, la actuación propuesta en la calle Cervantes plantea la renovación integral del tramo comprendido entre Cisneros y Jesús de Monasterio, la plantación de arbolado y la instalación de nuevo mobiliario urbano, así como actuaciones y mejoras en otras calles del entorno.

El objetivo es que los vecinos, comerciantes y usuarios de esta calle, que concentra una importante actividad, ganen en calidad de vida, con un espacio más funcional, más humano, más habitable y, además, más accesible.

En la actualidad, este tramo de la calle Cervantes muestra un estado deficiente, con las aceras y la calzada en mal estado y con una evidente necesidad de introducir arbolado o espacios que contribuyan a su humanización.

Además, las aceras son demasiado estrechas, lo que dificulta enormemente el tránsito de las personas, especialmente de aquellas con problemas de movilidad.

La solución planteada incluye nueva pavimentación, el soterramiento de contenedores, la plantación de arbolado y nuevo mobiliario urbano, así como mejoras en las redes de abastecimiento y saneamiento.

Por lo que respecta al diseño de la calle, contará con una zona central para la rodadura de vehículos en un solo carril pavimentado con adoquín de granito para diferenciarse de las aceras.

Por su parte, las aceras pasarán a tener un ancho mínimo de 1,80 metros, tal y como establece la normativa de accesibilidad, y están diseñadas con un pavimento a base de losas de granito.

También está previsto dotar a la calle de 14 parterres en los que se plantarán árboles, se colocará nuevo mobiliario urbano y se contempla soterrar los actuales contenedores en superficie.

Asimismo, el proyecto incluye la sustitución de las tuberías de abastecimiento de las calles Cervantes y Miguel Artigas y de todas sus acometidas, así como la instalación de nuevas tuberías de saneamiento, la colocación de una red de riego y la instalación de un nuevo hidrante a propuesta de los bomberos municipales.

INTERVENCIONES EN OTRAS CALLES

Junto a estas actuaciones en la calle Cervantes, el proyecto contempla también trabajos en otros espacios de las inmediaciones, entre ellos, la calle Miguel Artigas, donde se renovará el pavimento de la acera -siguiendo el modelo de la calle Rubio-, se colocará nuevo mobiliario urbano y se plantarán 8 nuevos árboles.

Por su parte, se prevén las actuaciones necesarias para habilitar el tráfico por la calle Florida, de tal manera que los vehículos procedentes de Cisneros puedan bajar por este vial hacia la calle Rubio y, desde aquí, tomar Isabel La Católica para incorporarse a la calle San Luis o realizar el giro sobre el falso túnel de la calle Burgos para dirigirse hacia Pasaje de Peña.

Para regular estas circulaciones se instalarán cuatro nuevos semáforos y se modificará la ubicación de uno existente.

El proyecto también incluye la instalación de semáforos en los pasos de peatones de la calle Lealtad (en las intersecciones con Juan de Herrera y San Francisco), para regular el flujo de vehículos que se redirigirá por esta zona.

Por último, se instalarán cámaras de control de tráfico tanto en el acceso a la calle Cervantes como en en la zona del falso túnel de la calle Burgos y en la plaza de Los Remedios.