El oncólogo Francisco Esteva dice que España tiene profesionales de primera línea y "no tiene nada que envidiar" a EE.UU

Actualizado 05/11/2006 14:49:20 CET

Aboga por realizar mamografías desde los 40 años o al menos desde los 50, porque "salvan vidas y detectan cánceres que son curables"

SANTANDER, 5 Nov. (EUROPA PRESS) -

El oncólogo español Francisco Javier Esteva, que trabaja en el Anderson Cancer Center de Houston, cree que España cuenta con profesionales de "primera línea" en cáncer de mama y asegura que los índices de supervivencia en el país y en Europa "no tienen nada que envidiar" a los de Estados Unidos. Según dice, las tasas de supervivencia son "muy similares" y los tratamientos se administran también de forma parecida.

En una entrevista en RNE, recogida por Europa Press, el experto hace hincapié en que "no hay grandes diferencias" entre ambos modelos y añade que cada uno de los sistemas tiene "sus beneficios y sus problemas". En España sostiene que los oncólogos tienen una formación "muy buena" y, al igual que en Estados Unidos, también existen centros que trabajan con tratamientos experimentales.

El cáncer de mama es el cáncer más frecuente entre las mujeres. Cada año se diagnostican en el mundo un millón de nuevos casos. Sin embargo, Esteva lanza un mensaje optimista porque en los cinco o diez últimos años la investigación está logrando "avances relativamente rápidos", después de décadas en las que prácticamente no había habido cambios y las tasas de mortalidad se mantenían invariables.

De hecho, existe una "diferencia abismal" en las posibilidades de supervivencia entre las mujeres diagnosticadas hoy de cáncer de mama y las que se diagnosticaron años atrás, de forma que en la actualidad un 99% de los cánceres no invasivos se curan e, incluso, en mujeres con la enfermedad en fase avanzada y metastásica, en un 20% ó 30% de los casos llegan a sobrevivir más de cinco años, "algo impensable" hace un lustro.

La evolución de los tratamientos y el diagnóstico precoz son dos de las claves para aumentar ese nivel de supervivencia. Por ello, Esteva piensa que las mujeres deben cumplir "a rajatabla" las recomendaciones de su país o de su médico respecto a la realización de mamografías, ya sean de carácter anual (como se aconseja en Estados Unidos) o cada dos años (como se plantea en España).

MAMOGRAFÍAS

En opinión del oncólogo, "las mamografías son fundamentales, salvan vidas y pueden detectar cánceres que son curables". Desde su punto de vista, deben realizarse desde los 40 años, aunque reconoce que las recomendaciones son distintas según los países y apunta que, en todo caso, lo que debe hacer una mujer es seguir las indicaciones de su país o médico.

Sin embargo, lamentó que las últimas encuestas evidencian que sólo el 60% de las mujeres que deberían realizarse mamografías se las hacen, a pesar de que, a partir de los 50 años, "está claramente demostrado que aumenta y mejora la supervivencia". Entre los 40 y 50 años hay más "controversia", pero desde los 50 "se la debería hacer todo el mundo porque puede salvar vidas", recalcó Esteva.

En este sentido, subrayó que el cáncer de mama es hoy, en fases tempranas, una "enfermedad curable", aunque "el tratamiento a veces sea un poco duro". Lo que debe hacer una mujer que se enfrente a la enfermedad es tener "una buena actitud" y "confiar" en sus médicos y en su "sistema de apoyo", indicó.

UNA ENFERMEDAD "CAPRICHOSA"

Respecto a las causas de la enfermedad, el investigador y profesor asociado del Departamento de Oncología Médica de la Universidad de Texas, explicó que se sabe "muy poquito". Según señaló, salvo un 5% de los casos que son hereditarios, en el resto se trata de una enfermedad "un poco caprichosa", aunque también es cierto que "hay un componente ambiental clarísimo".

No obstante, precisó que "una buena nutrición, hacer ejercicio y no consumir alcohol en cantidades elevadas, disminuye y previene el cáncer de mama". "Las mujeres pueden tomar una actitud proactiva y disminuir claramente su riesgo con estas medidas", apuntó.

INVESTIGACIÓN

En cuanto a la investigación, destacó que hay una inversión "muy grande" en cáncer de mama, algo a lo que han contribuido en buena medida, el menos en Estados Unidos, los propios pacientes, que han "movilizado al Congreso" estadounidense y a las empresas.

La investigación básica se financia principalmente con fondos públicos, mientras que la clínica (cuando ya se quiere trasladar el tratamiento al paciente) se respalda en la mayor parte de los casos desde las farmacéuticas y, por ello, cree que los profesionales deben intentar trabajar "con la mayor independencia" que sea posible, porque eso es lo que les da "credibilidad".

Finalmente, en relación a la denominada 'fuga de cerebros' de España, Esteva restó importancia al hecho de que haya científicos e investigadores españoles trabajando en el extranjero porque en una sociedad global "no se debería pensar en ese tipo de fronteras". "Aunque yo esté en Estados Unidos espero que mi investigación un día tenga repercusión en cualquier tipo de persona en cualquier parte del mundo, incluyendo España", argumentó a modo de ejemplo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies