Orden de derribo para un edificio en ruina en la calle Resconorio

Resconorio 3
AYTO
Publicado 01/04/2017 11:20:01CET

   La construcción, destinada en parte a vivienda y parte a almacén, presenta "un estado de total abandono con riesgo de derrumbe"

   SANTANDER, 1 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Ayuntamiento de Santander ha ordenado el derribo de un edificio situado en la calle Resconorio 3 ante el riesgo de derrumbe de la construcción que, según han constatado los técnicos municipales, presenta un importante deterioro de la estructura y se encuentra en estado de ruina inminente.

   La resolución por la que se adopta este acuerdo da un plazo de seis días hábiles a los propietarios para demoler la construcción, previa presentación del correspondiente proyecto y adoptando especial cuidado para no dañar inmuebles colindantes.

   Según ha explicado en un comunicado el concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, se trata de un inmueble con una superficie total de 755 metros cuadrados, de los cuales, unos 600 metros estaban destinados a almacén y el resto a vivienda.

   En la actualidad, la edificación está deshabitada y con la planta baja tapiada, y también está completamente cerrada la finca en la que se encuentra, de unos 2.325 metros cuadrados.

   Los informes elaborados por los técnicos municipales advierten de que la construcción se encuentra en un total estado de abandono, con desprendimientos en varias de las fachadas, así como en la balconada orientada al sur.

   También se aprecia riesgo de desprendimientos en parte de los aleros y elementos de la cubierta, dado el avanzado grado de descomposición que presentan, al igual que en uno de los contrafuertes de la edificación.

   Los técnicos concluyen que el inmueble muestra un mal estado generalizado y presenta un riesgo inminente de derrumbe, debido al agotamiento generalizado de la estructura de la cubierta y las fachadas. A su juicio, los daños son de tal envergadura que resulta totalmente inviable intentar su recuperación.

   Además, añaden que el inmueble se ubica junto a la vía pública y, por ello, consideran que la intervención debe ser inmediata, para evitar riesgos a las personas y vehículos que transitan por la zona.

   En consecuencia, se declara la edificación en estado de ruina inminente y se ordena a la propiedad la demolición que, en caso de no ejecutarse en los plazos establecidos, podrá acometerse de forma subsidiaria por parte del Ayuntamiento, repercutiendo después los costes a los propietarios.

   El concejal de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda ha recordado que estas actuaciones forman parte de la labor de control que realiza el Ayuntamiento para garantizar el mantenimiento de las construcciones de la ciudad en buen estado, tanto por la seguridad de sus inquilinos, si están ocupadas, como por la del resto de vecinos.

   Díaz ha resaltado que el Ayuntamiento también contribuye al mantenimiento de los inmuebles a través de ayudas y bonificaciones para favorecer su reparación.

   Así, se ha referido a las ayudas para la rehabilitación de fachadas de edificios catalogados, que han contribuido de manera importante al mantenimiento de este tipo de inmuebles en los últimos años y ahora se van a modificar para aumentar las cuantías y fomentar aún más las inversiones en rehabilitación y mejora de estos edificios.

   Y también ha destacado las bonificaciones fiscales existentes, como la exención del pago de la tasa por licencia de obras o la reducción del impuesto sobre construcciones en un 75 por ciento.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies