Oria asegura que es "materialmente imposible" que la enfermedad de las 'vacas locas' se "filtre" a la cadena alimentaria

Actualizado 09/04/2008 17:21:11 CET

SANTANDER, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca y Biodiversidad del Gobierno de Cantabria, Jesús Oria, aseguró hoy que es "materialmente imposible" que la enfermedad de las 'vacas locas' se "filtre" a la cadena alimentaria debido a los controles que existen en la actualidad por lo que, dijo, se puede consumir carne de vacuno con "absoluta normalidad".

En declaraciones a Europa Press, Oria explicó que las dos personas fallecidas en Castilla y León a consecuencia de la variante humana de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob se debieron a una ingesta de carne antes del año 2001, momento en que se establece un protocolo de actuación a nivel mundial para detectar posibles animales con este mal a través de controles "tan estrictos" que hace que "en estos momentos" sea "imposible" que ningún ejemplar con el mal de las 'vacas locas' se destine al consumo humano.

Por tanto, y tras lamentar las muertes acaecidas en la Comunidad vecina, el consejero hizo un llamamiento a la tranquilidad de la población y, "particularmente", de los consumidores de carne.

Oria señaló que no se van a incrementar ni intensificar las medidas para detectar esta enfermedad ya que los controles efectuados hasta la fecha son "suficientes". "Está demostrado que cualquier animal que padecía la enfermedad ha sido rápidamente identificado", aseveró.

Destacó que en 2007 el Gobierno de Cantabria destinó a este fin un total de 3.240.000 euros, en concepto de análisis, recogida de muestras, y retirada de animales y destrucción de cadáveres en aquellos casos en que los análisis dan resultado positivo.

Finalmente, también recordó que en los años 2006 y 2007 "únicamente" dos vacas resultaron positivas por esta enfermedad en Cantabria, cifra que se incrementa hasta los 24 ejemplares si se tiene en cuenta el periodo 2001-2007.