Los parados cántabros que llevan dos años o más buscando empleo se reducen un 11,4%

INEM, oficina de empleo, paro, parados, desempleo
EUROPA PRESS
Publicado 20/05/2016 13:25:01CET

SANTANDER/MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

El número de parados que perdió su empleo hace dos años o más disminuyó en 2.700 personas en Cantabria entre 2014 y 2015, hasta alcanzar 20.900 desempleados, según datos publicados este viernes por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a partir de la Encuesta de Población Activa (EPA).

De este modo, el peso de los parados de larga duración sobre el total de desempleados con experiencia laboral previa alcanzó en 2015 el 42,8%, porcentaje medio punto inferior al de 2014.

Por lo que se refiere a la tasa de paro en Cantabria, la mayor, el 59,77, corresponde a jovénes de 16 a 19 años, seguida de la de los menores de 25 años (39,59). Los parados de 20 a 24 años tienen una tasa de paro de 37,35, mientras se sitúa en el 17,5 para los parados entre 25 y 54 años. La tasa de paro de los mayores de 55 años es del 12,46.

La tasa de paro media de Cantabria se sitúa en el 17,65, casi un punto por encima de la española (16,39) y sube al 35,8 en el caso de los extranjeros residentes en la comunidad, situándose en el 39,17 para los de países de la Unión Europea y en el 34,92 para los no comunitarios.

La mayoría de personas en paro en Cantabria (41,4%, correspondiente a 20.200 desempleados) tiene una formación correspondiente a la primera etapa de Educación Secundaria o similar, mientras un 30% (14.600) tiene estudios de educación superior. Solo el 3,9% de los parados (1.900 personas) cuenta únicamente con Educación Primaria.

Por su parte, la mayoría de los 228.000 ocupados registrados en Cantabria en 2015 son asalariados (183.400), y de ellos son mayoritarios los del sector privado (140.800 frente a 42.600 del público). Los trabajadores por cuenta propia ascienden a 44.500 y los empresarios sin asalariados o con trabajadores independientes fueron 28.300. Los empleadores ascendieron a 14.300, mientras 400 eran miembros de una cooperativa.

Casi el 90% (86,9%) de los ocupados tienen jornada completa mientras el 13% (29.900) tiene jornada parcial. El 75,7% estaba ocupado en el sector servicios; el 15,2% en la industria; el 5,8% en la construcción; y el 3,2% en la agricultura.

Cantabria cuenta además con 216.800 inactivos, de los que 82.800 (el 38,2%) son jubilados y el 24,3% (52.700) se dedican a labores del hogar. Además hay 33.200 estudiantes, 15.600 personas con incapacidad permanente y 25.800 perciben una pensión distinta a la de jubilación.

DATOS NACIONALES

En España, el número de parados que perdió su empleo tres años antes o más aumentó en 3.200 personas en 2015, un 0,2% respecto a 2014, hasta superar ligeramente los 1,4 millones de desempleados. De este modo, el peso de los parados de muy larga duración sobre el total de desempleados con experiencia laboral previa alcanzó en 2015 el 30,9%, porcentaje 3,5 puntos superior al de 2014.

La mayor parte de los desempleados existentes en 2015, año que se cerró con una media de 5,05 millones de parados, procedían en su mayoría de situaciones previas de empleo. En total, a cierre del año pasado 4.530.800 parados habían trabajado anteriormente, es decir, que tenían experiencia laboral previa.

De esta cantidad, el 48,8% (2.211.400) dejó de trabajar en 2015 por haber finalizado su contrato, un 8,8% menos que en 2014.

Otro motivo de peso para terminar en el desempleo fue el despido o la supresión del puesto de trabajo, incluyendo las regulaciones de empleo. En total, 560.000 personas se vieron de repente en el paro por alguna de estas razones, 304.300 menos que en 2014 (-34,8%), siendo ésta la categoría que más se ha reducido respecto al año anterior. En conjunto, los trabajadores que fueron despedidos en 2015 equivalen 12,4% del total de desempleados con experiencia laboral previa.

Los datos difundidos este viernes por Estadística muestran además que una de cada tres personas, el 36,9%, trabajó en 2015 al menos un sábado al mes, porcentaje dos décimas superior al de 2014, mientras que el 4,4% trabajó un domingo al mes y un 17,6% lo hizo dos o más domingos (cinco décimas más que en 2014).

Por el contrario, el 60,6% de los ocupados no trabajó ningún sábado de 2015 y el 76,6% ningún domingo.

BAJA LA INTERMEDIACIÓN DEL SPEE.

Sí subió, aunque muy poco, el porcentaje de trabajadores en jornada nocturna, desde el 12,6% de 2014 al 12,7% de 2015. Un 6,9% trabajó ocasionalmente de noche y el 5,8% lo hizo en más de la mitad de sus días laborables.

El 92,7% de los ocupados no trabajó ningún día en su domicilio durante el año 2015, mientras que el 2,9% lo hizo ocasionalmente y el 3,6% trabajó en casa más de la mitad de sus días laborables.

La EPA de 2015 también revela que el porcentaje de asalariados que fue contratado a través de una ETT subió ligeramente, desde el 2,8% de 2014 al 2,9% en 2015 (430.200 asalariados), mientras que sólo un 1,7% (249.400 personas) obtuvo su empleo mediante la intermediación de una oficina de empleo público, porcentaje tres décimas inferior al de 2014.

CON JEFES, PERO SIN SUBORDINADOS.

De la encuesta también se extrae que la mayor parte de los trabajadores españoles tienen jefe, pero ningún subordinado. En concreto, casi siete de cada diez trabajadores se encontraban en esta situación en 2015.

Del total de ocupados contabilizados el año pasado, el 10,7% no tenía jefes ni subordinados (trabajador independiente), el 5,9% era encargado, el 6,6% director de una empresa pequeña, departamento o sucursal, el 6% era mando intermedio, y el 0,7% ocupaba un puesto de director de empresa grande o media.

El porcentaje de empleados, es decir, de trabajadores con jefe y sin subordinados, aumentó más de un punto en 2015 respecto a 2014, situándose en el 69,9%, mientras que el porcentaje de trabajadores independientes (sin jefes ni subordinados) bajó un punto.

La proporción de hombres directores supera en casi cuatro puntos la de las mujeres en las empresas de pequeño tamaño, mientras que el de varones ocupados sin jefes ni subordinados sobrepasa en cinco puntos el porcentaje de mujeres. Ellas, por el contrario, superan a los hombres en los puestos de empleados.

MATEMÁTICAS E INFORMÁTICA, NICHO DE EMPLEO.

La EPA revela además que el número de ocupados en las empresas de 250 trabajadores o más se incrementó en 2015 en 108.600 personas, mientras que en las empresas de 11 a 49 trabajadores la plantilla subió en 113.200 personas.

Los datos del INE también muestran que, en materia de estudios, las especialidades de Matemáticas e Informática presentaron en 2015 las tasas de empleo más elevadas, con porcentajes del 79,7% y del 75,9%. Además, la especialidad de Matemáticas registró la tasa de paro más baja (8,2%), seguida de Derecho (9,58%).

Por el contrario, el colectivo de personas que estudió programas de formación básica, es decir, aquellos que como máximo estudiaron enseñanza secundaria obligatoria o sólo cuentan con el bachillerato, es el que presenta los peores resultados en paro y empleo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies