El Parlamento de Cantabria pide la paralización de los diques de La Magdalena

Protesta contra diques Santander
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 02/04/2018 20:02:54CET

Aprobadas sendas iniciativas del PRC y Podemos con el voto en contra del PP y entre críticas al PRC por su "giro de 360 grados"

SANTANDER, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Pleno del Parlamento de Cantabria ha aprobado este lunes sendas proposiciones no de ley del Partido Regionalista y de Podemos que exigen al Ministerio de Medio Ambiente la inmediata paralización de la obra de los espigones de las playas de La Magdalena y Los Peligros, y su retirada. Se han aprobado con el voto en contra del PP, y entre reproches de los grupos de la oposición al PRC por su "giro de 360 grados" respecto a este proyecto.

Los portavoces de los diferentes grupos excepto el PP han denunciado que se trata de un "atentado paisajístico" en un lugar "icónico", fruto de la elección de la alternativa "más económica y de mayor impacto", han criticado las deficiencias del proceso de participación previo y han apelado al "sentido común" para buscar una alternativa efectiva pero más 'blanda'.

El portavoz del PP, José Manuel Igual, alcalde de Arnuero y hermano de la alcaldesa de Santander, Gema Igual, ha considerado "extemporáneo" pedir ahora la paralización de un proyecto que "lleva 12 años dando vueltas", que ha sido sometido a informe de impacto ambiental, que paga el Estado y que persigue que santanderinos y cántabros "tengan playa todo el año".

Además, ha asegurado que el procedimiento, incluida la participación ciudadana, ha sido "escrupuloso", y ha advertido que "no respetar los procedimientos supone convertir esto en una jungla".

Tanto el PP como Podemos y Ciudadanos han reprochado a los regionalistas que pidan ahora la paralización de la obra después de la retirada del recurso que el Gobierno regional (PRC-PSOE) presentó contra este proyecto en la Audiencia Nacional, lo que para el PP es "un ejercicio de trilerismo político" por parte de un PRC que "se pone cada día un traje" y se "sube al carro" de los colectivos sociales que "legítimamente se posicionan en contra" del proyecto.

Podemos y Cs han criticado que el Gobierno decidió de forma "unilateral" y sin consultar a nadie la retirada del recurso, lo que en su opinión supuso incumplir el mandato del Parlamento que le instó a recurrir el proyecto. El diputado morado José Ramón Blanco ha opinado que el Gobierno retiró el recurso porque en ese momento al presidente de Cantabria y líder del PRC, Miguel Angel Revilla, le interesaba un "acercamiento" con el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, y la alcaldesa de Santander, Gema Igual.

LA OBRA "DEL TERROR"

El portavoz de Cs, Rubén Gómez, que se ha referido a los diques como "la obra del terror", ha hablado del PRC como un partido "sorbedor y soplador que da un giro de 360 grados y se coloca en la casilla de salida". La formación naranja ha intentado introducir una enmienda en ambas propuestas de resolución para incluir un plan integral para la bahía pero PRC y Podemos se las han rechazado.

El PRC dirige la Consejería de Medio Rural, que fue la que puso de manifiesto que en el proyecto inicial del Ministerio no se había estudiado la posible afección al LIC del Puntal de Somo. El portavoz parlamentario, Pedro Hernando, ha asegurado que el Gobierno cumplió "escrupulosamente" la resolución del Parlamento porque recurrió el proyecto y después "suspendió administrativamente el recurso" hasta que el Ministerio presentó todos los estudios de hidrodinámica.

El PRC también ha pedido la paralización de los espigones en el Pleno del Ayuntamiento de Santander, a través de una moción que fue rechazada con los votos del PP -en minoría en la Corporación- y el concejal no adscrito David González, exedil de Ciudadanos.

Hernando ha reiterado que la alternativa de los espigones es "la más dura, la más mediterránea, la que genera más impacto" y que, sin embargo, "no garantiza que la arena no se siga perdiendo". Ha advertido que los diques se van a elevar seis metros y que todavía falta por construir un segundo espigón de 220 metros desde el promontorio de San Martin.

En la misma línea se ha pronunciado la portavoz del PSOE, Silvia Abascal, quien ademas ha advertido que la superficie de los espigones no será lisa sino con escollera, y ha destacado que el propio Ministerio reconoce en los informes que el proyecto tiene un impacto paisajístico "significativo", por lo que ha pedido que se exploren otras alternativas.

El diputado del Grupo Mixto Juan Ramón Carrancio, exparlamentario de Ciudadanos, se ha preguntado "por qué no se opuso nadie" durante la tramitación del proyecto.

Contador