Piden 12 años de cárcel para un esquizofrénico que apuñaló a dos mujeres en un parque y mató a una de ellas

Actualizado 22/10/2010 21:25:41 CET

SANTANDER, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Cantabria solicita una condena de 12 años de cárcel para un hombre con esquizofrenia paranoide que en octubre de 2008 supuestamente apuñaló a dos mujeres que paseaban por el parque de La Viesca, en Torrelavega, causándoles graves lesiones, hasta el punto que una de ellas falleció tras mes y medio hospitalizada.

Según explica el Ministerio Público en su escrito de acusación, los hechos, que serán juzgados el próximo miércoles, día 27, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, ocurrieron el 30 de octubre de 2008.

El acusado, M.P.P., que sufría esquizofrenia paranoide, agravada por el consumo de cocaína el día anterior, salió de su casa sobre las tres de la tarde escuchando voces que le decían que debía hacer daño y matar.

En este estado, se acercó a una tienda cercana a su domicilio donde pidió un cuchillo, y acto seguido se encaminó al parque con el arma, que tenía 20 centímetros de hoja. Allí vio pasar a las dos mujeres y, tras esperar para que no hubiera nadie en la zona, se acercó a ellas por la espalda sin hacer ruido y comenzó a asestarles puñaladas.

A una de ellas le clavó el arma por la espalda seccionándole una arteria vertebral y causándole múltiples lesiones internas. A pesar de las intervenciones quirúrgicas que le practicaron en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde estuvo hospitalizada en la Unidad de Cuidados Intensivos, falleció el 12 de diciembre del mismo año dada la gravedad de las heridas.

La otra mujer, por su parte, recibió cinco puñaladas que le provocaron varias heridas. En su caso, sólo permaneció un día ingresada, pero su recuperación requirió 282 días y como secuelas le han quedado diversas cicatrices, problemas de movilidad en un hombro y estrés postraumático.

Tras el ataque a las dos mujeres, el acusado se dirigió a los viandantes que encontró por la zona y les pidió que llamaran a la policía porque había apuñalado a dos mujeres.

Para la Fiscalía, el procesado es responsable de un delito de asesinato consumado y otro en grado de tentativa, con la atenuante de confesión y la eximente incompleta de anomalía psíquica. Propone para él una condena de doce años de cárcel (ocho por el asesinato consumado y cuatro por la tentativa), que se cumplan en un centro psiquiátrico. Además, solicita que se le prohíba durante cinco años acercarse a la mujer que sobrevivió a la agresión.

Asimismo, pide que indemnice con 44.000 euros a los herederos de la mujer fallecida y con 30.000 euros a la otra víctima por los daños y las secuelas.

ACUSACIÓN Y DEFENSA

Por su parte, la acusación particular eleva tanto las peticiones de condena como de indemnizaciones. Y es que, a su juicio, no debe tenerse en cuenta la atenuante de confesión, sólo la eximente incompleta de anomalía psíquica. Además, pide que se aplique la agravante de alevosía, por atacar a las víctimas por sorpresa.

En consecuencia, pide 18 años de cárcel, en centro psiquiátrico, (doce por el asesinato y seis por la tentativa), siete años de alejamiento respecto a la segunda mujer e indemnizaciones de 65.000 euros para los herederos de la fallecida y de algo más de 47.000 euros para la otra víctima.

Frente a estas peticiones, la defensa reconoce el suceso, pero asegura que el acusado tenía anulada en ese momento su capacidad para comprender lo que hacía. En su opinión, los hechos deben ser considerados como un delito de lesiones y otro delito de lesiones en concurso ideal con un delito de homicidio imprudente, y ha de aplicarse la eximente completa por la afección psiquiátrica del acusado.

Por ello, pide su absolución y su internamiento durante un máximo de tres años y medio en un centro psiquiátrico. De no ser así, propone que se tengan en cuenta la atenuante de confesión, la eximente incompleta de anomalía psíquica y la atenuante de reparación del daño, de forma que la condena sea de 16 meses y 15 días de prisión (a cumplir en un centro de internamiento). Se opone además a las indemnizaciones solicitadas por las acusaciones, que considera "excesivas".