Piden un año a un policía que golpeó al copiloto de un coche tras una persecución

Actualizado 18/03/2018 19:32:20 CET

SANTANDER, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

El fiscal ha solicitado un año de cárcel para un agente de la Policía Nacional por un delito de lesiones, ya que está acusado de golpear con una defensa a un joven de 22 años que viajaba como copiloto de un coche tras una persecución a gran velocidad por las calles de Santander.

El efectivo, que iba de paisano en el momento de los hechos, en 10 de marzo de 2016 a las 23.45 horas, será juzgado este martes, 20 de marzo, a partir de las 10 horas en la Sección Tercera de la Audiencia de Cantabria.

Según el escrito del Ministerio Público, que también pide 2.242 euros de indemnización a la víctima, el policía nacional -en ejercicio y sin antecedentes penales- logró interceptar el vehículo en el que viajaba el agredido, tras una persecución por la ciudad.

Fue a la salida del túnel de Tetuán, por la rotonda de 'La Sardinera'. El procesado se bajó de su vehículo portando una defensa -u objeto similar-, se acercó al coche interceptado por el lado del copiloto y golpeó el espejo retrovisor derecho, causando desperfectos valorados en 91,14 euros.

Acto seguido, abrió la puerta del turismo, sacó al copiloto, le redujo y le tumbó en el suelo, donde, con ida de menoscabar su integridad física y excediéndose en el empleo de la fuerza necesaria, le golpeó con la defensa o el objeto en cuestión en la zona frontal izquierda de la cabeza.

A consecuencia de la agresión, el chico sufrió un traumatismo cráneo encefálico con herida contusa, por la que precisó tratamiento médicos -cinco puntos de sutura- y de la que tardó en curar diez días, que no fueron impeditivos para sus ocupaciones habituales.

Como secuela, le quedó una cicatriz levemente enrojecida de 4,5 centímetros de longitud y 0,5 cm de ancho en la zona fronto-temporal izquierda, parcialmente cubierta por el cabello, lo que supone un perjuicio estético ligero.

Para el fiscal, estos hechos constituyen un delito de lesiones y otro leve de daños, por lo que solicita una pena de un año de prisión por el primero y una multa de 450 euros por el segundo, a razón de una cuota diaria de 15 euros durante un mes.

Además, en concepto de responsabilidad civil solicita al policía una indemnización de 2.242 euros para el joven agredido, por las lesiones y secuelas que sufrió.