Piden 8 años para dos acusados de defraudar más de 100.000 euros a la empresa de la que uno era encargado

 

Piden 8 años para dos acusados de defraudar más de 100.000 euros a la empresa de la que uno era encargado

Publicado 25/06/2017 18:47:36CET

SANTANDER, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El fiscal ha solicitado una pena de cuatro años de cárcel para cada uno de los dos acusados de distraer y defraudar más de 100.000 euros de una empresa de la que uno de ellos era encargado.

Además, el Ministerio Público pide una multa de 4.500 euros, a razón de 15 euros diarios durante diez meses, y que indemnicen a la empresa con la cantidad sustraída, que asciende a un total de 103.945 euros.

El juicio por este supuesto delito continuado de estafa y apropiación indebida tendrá comenzará este lunes, 26 de junio, en la Audiencia Provincial de Cantabria, en la Sección Tercera a partir de las 10 horas. Está previsto que la vista oral se prolongue los días 27 y 28.

Según el escrito de la Fiscalía, los hechos ocurrieron entre diciembre de 2009, cuando uno de los acusados acababa de ser contratado como encargado de la empresa estafada, y el mismo mes de 2010.

El hombre se aprovechó de su puesto en el trabajo, --que conllevaba funciones de contratación, cobros y pagos, pese a no tener la representación legal de la empresa ni disponer de autorización o firma de las cuentas bancarias--, para enriquecerse ilícitamente.

Para ello confeccionó numerosos efectos bancarios contra las cuentas de la sociedad, que el administrador de la misma firmaba en blanco para cuando fueran necesarios.

Así, durante un año dispuso injustificadamente de numerosas cantidades de dinero propiedad la empresa, aprovechándose para ello de los efectos firmados en blanco.

El procesado, en ocasiones directamente y en otras pidiéndoselo a la secretaria, a la que ocultaba su verdadera intención, rellenó numerosos efectos y pagarés con cantidades que en todos los casos superaban los 400 euros.

A continuación, se adueñaba de dichas cantidades o empleaba tales efectos para pagar deudas particulares. E incluso permitió que algunos de esos efectos fueran indebidamente cobrados por terceras personas, sin que conste en muchos casos el destino final de las cantidades obtenidas.

Para todo ello, el acusado se valió de otro hombre que se encargó de cobrar algunos de los cheques elaborados por él. A través de su empresa, de la que era administrador único, recibió y cobró en su propio favor o endosó a terceros la mayoría de tales efectos, en perjuicio de la sociedad defraudada.

El fiscal considera los hechos un delito continuado de estafa y de apropiación indebida con abuso de firma, por lo que solicita una condena para cada uno de ellos de cuatro años de cárcel y multa de 4.500 euros.

Además, pide una indemnización para la empresa de 104.000 euros, que deberá abonar el que era empleado de la misma, y solidariamente el otro acusado hasta una cantidad de 60.700 euros.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies