Piñeiro insta a los ayuntamientos a "alzar la voz" para no ser los "grandes olvidados" con las reformas estaturarias

Actualizado 01/02/2006 22:38:30 CET

Subraya que el Parlamento es el "lugar idóneo para iniciar el camino hacia el verdadero municipalismo" y la descentralización

SANTANDER, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de Santander, el 'popular' Gonzalo Piñeiro, consideró hoy que "el conjunto de los ayuntamientos deberían alzar sus voces" en el momento actual de reformas estatutarias "para dejar de ser los grandes olvidados dentro del desarrollo del mandato constitucional".

"No es justo que los ayuntamientos vuelvan a ser de nuevo los perjudicados y carece de toda lógica que se estén abordando reformas autonómicas y modelos financieros nuevos, cuando está pendiente la resolución de una deuda histórica con todos los ayuntamientos", subrayó Piñeiro, durante el acto de celebración del XXIV aniversario del Estatuto de Autonomía para Cantabria.

Tras recoger de manos del presidente del Parlamento cántabro, Miguel Ángel Palacio, la Medalla de Oro de la Cámara, concedida a Santander por el 250 aniversario de la obtención del título de ciudad, el alcalde no sólo agradeció la distinción y repasó los acontecimientos más señalados de esos 250 años, sino que aprovechó además para plantear esas reivindicaciones a favor de la segunda descentralización.

En su opinión, "cada día es más urgente que los ayuntamientos sean instituciones fuertes y no de segunda, permanentemente dependientes del poder autonómico" y apeló al papel que puede jugar el Parlamento regional en el cambio de esa situación, como "lugar idóneo para, presididos por el consenso, iniciar el camino hacia el verdadero municipalismo, no sólo para la ciudad de Santander, sino para todos los ayuntamientos de la Comunidad Autónoma".

Según dijo, ese proceso a favor del municipalismo "no puede quedarse atrás en el camino hacia la descentralización" y "está llamado a ser irreversible en un futuro no muy lejano".

Para el alcalde santanderino, transcurridos 25 años desde la constitución de los primeros ayuntamientos democráticos "es necesario que se reconozca el papel determinante y fundamental que han desempleado" porque "difícilmente se podría entender el proceso modernizador del país sin comprender el esfuerzo que han hecho todos sus ayuntamientos".

"Cuando reivindicamos de manera unánime desde todos los ayuntamientos, sin distinción de signo político, y a través de su más importante organismo unificador que es la Federación Española de Municipios y Provincias, no lo hacemos por capricho, lo hacemos con la convicción de que es de justicia que se reconozca nuestra labor", insistió Piñeiro.

"HONROSA SERVIDUMBRE"

En el caso concreto de Santander, señaló la "honrosa servidumbre" que desempeña con el resto de los ciudadanos cántabros, de forma que "contribuye a una mejora de la calidad de vida de los habitantes de gran parte de Cantabria", y apuntó que tal condición "preferente" de capital "debe de ser considerada con una visión presupuestaria acorde con el papel que históricamente ha desempeñado y está llamada a desempeñar".

Además, se comprometió a "seguir apostando por la defensa del municipalismo, reclamando competencias y financiación adecuada para su desarrollo", desde la convicción de que los ayuntamientos "son las instituciones que más contribuyen a la cohesión de toda España, porque por encima de ideologías y signos políticos comparten problemas" y el objetivo de servir de cerca al conjunto de los ciudadanos.

CONTRIBUCIÓN A LA AUTONOMÍA

En su intervención, el alcalde también repasó la contribución de Santander para el desarrollo de la Autonomía en Cantabria, entre otras cosas, porque "ha supuesto para el resto de la provincia un símbolo de prosperidad y un sinónimo de mejora de las condiciones de vida".

También resaltó el hecho de que la primera Corporación municipal democrática pidiera en su primer pleno la autonomía, decisión que ha ayudado "decisivamente" a convertir a Cantabria en región uniprovincial "dotada de personalidad propia".

Del mismo modo, destacó la combinación de la prosperidad de la capital, con la preservación de las costumbres y las tradiciones y animó a tomar ejemplo de José María de Pereda, del que se conmemora este año el centenario de su fallecimiento, porque "simboliza la unión entre la procedencia rural y la existencia ciudadana".

Finalmente, Piñeiro repasó las distinciones recibidas en el último año con motivo de la celebración del 250 aniversario y consideró que la Medalla de Oro del Parlamento "rubrica de una forma brillante, a la vez que simbólica, lo que ha significado para Santander y sus habitantes la conmemoración de un hecho tan importante en su historia".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies