El PP dice que los datos del paro revelan la fragilidad del mercado laboral cántabro

Publicado 04/09/2018 12:24:36CET

Sostiene que la bajada interanual proviene esencialmente de las contrataciones del Ministerio de Fomento y los ayuntamientos

SANTANDER, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

La secretaria autonómica del Partido Popular, María José González, ha mostrado su preocupación por los datos del paro de agosto conocidos hoy que reflejan la fragilidad del mercado laboral cántabro y que la región "sigue rezagada y se crea empleo a un ritmo menor que la media nacional".

Para González, los motivos de preocupación son mayores si se analiza la situación general de la economía española, de la que Cantabria, "aunque rezagada", se ha beneficiado durante toda la legislatura.

Sin embargo, según la popular empiezan a detectarse síntomas de que el contexto general está cambiando. "Existe un grave riesgo de que la situación empeore por la desaceleración de la economía española que se está produciendo por la política de banzados del Gobierno de Pedro Sánchez, que está generando incertidumbre y desconfianza en las empresas. Es insólito que en el mes de agosto suba el paro en toda España", ha valorado.

Analizando los datos del paro de agosto, la secretaria autonómica del PP señala que revelan la fragilidad del mercado laboral de Cantabria, muy dependiente del sector servicios y con una alta volatilidad de la contratación. "Si en agosto no se baten récord de ocupación turística sube el paro, como ha ocurrido en 2018", ha indicado, apuntando que, además, el 93 por ciento de los contratos realizados son temporales.

También se evidencia que la bajada del paro en términos interanuales es a costa del sector de la construcción, por las contrataciones del Ministerio de Fomento y de los ayuntamientos, ha apuntado, denunciado en este sentido que "no hay ninguna política propia del Gobierno de Cantabria para generar actividad económica y empleo, salvo expulsar a trabajadores del mercado laboral".

Por todo ello, González ha advertido de que sin el paraguas de la economía española, que parece perder fuelle, y con un Gobierno de Cantabria ausente durante toda la legislatura, "el horizonte no es nada halagüeño para el mercado de trabajo cántabro, que aunque ha mejorado lo ha hecho desde 2015 en el furgón de cola de las comunidades autónomas", concluyó.

Contador