El PP pide que alguien pague las "consecuencias políticas" de que la catenaria no esté aún arreglada

Parlamento cántabro
EP
Actualizado 07/02/2011 21:42:04 CET

Sota explica que el compromiso del Ministerio es tener el 75% de la línea renovada o en ejecución antes de que acabe el año

SANTANDER, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

El portavoz del PP en el Parlamento cántabro, Francisco Rodríguez, cree que alguien debe "pagar las consecuencias políticas" de que la catenaria de la línea férrea Santander-Valladolid no esté ya arreglada, y dice que el presidente regional, Miguel Ángel Revilla, junto a los grupos socialista y regionalista, deberían salir a pedir disculpas a los ciudadanos por haber votado en contra de varias iniciativas del PP en los últimos años en las que se reclamaba su mejora.

Rodríguez se ha expresado así en el Pleno de la Cámara regional, donde el consejero de Industria y Desarrollo Tecnológico, Juan José Sota, le ha respondido que "nadie como el Gobierno de Cantabria ha reclamado la urgente actuación en este caso".

El titular de Industria, que se reunió el pasado viernes en Madrid, junto al delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, con representantes de Adif y de la Dirección General de Infraestructuras del Ministerio, ha subrayado que el ejecutivo regional mantiene ese asunto como una "prioridad política" en sus relaciones con el Ministerio de Fomento y ha reclamado un calendario.

Según dice, llevan "meses" trabajando junto al Ministerio para establecer las bases "de un proceso de modernización" de la catenaria porque, tal como ha reconocido, no están "satisfechos ni mucho menos" con acontecimientos como los sucedidos los últimos meses y piden disculpas a los usuarios por su "malestar".

En cualquier caso, Sota ha hecho hincapié en que el resultado de las gestiones con el Ministerio es el compromiso de Fomento de que antes de que acabe este año estarán terminadas o en ejecución las obras del 75% del trazado cántabro.

En concreto, ha recordado que el compromiso es finalizar entre mayo y junio las obras de tramo Mataporquera-Reinosa --ya en ejecución--, y licitar a lo largo del primer trimestre del año las de los tramos Santander-Torrelavega y Reinosa-Bárcena, que supondrán una inversión de unos 25 millones de euros.

El portavoz del PP, sin embargo, considera "impresentable" y una "vergüenza" que en siete años el Gobierno cántabro haya sido "incapaz" de reivindicar 25 millones de euros para la línea férrea que es "la única conexión" de Cantabria con la Meseta, con Madrid, con España e "incluso con el mundo".

Tampoco entiende que el presidente cántabro, Miguel Ángel Revilla, diga ahora que la situación es "impresentable" y la vicepresidenta, Dolores Gorostiaga, sostenga que hay que acelerar las inversiones, cuando desde 2008 han rechazado tres iniciativas del PP en el Parlamento regional reclamando esas obras. Por tanto, cree que "el máximo responsable" de la situación actual es Revilla, junto a Gorostiaga y a los grupos parlamentarios que apoyan al Gobierno.

Además, ha advertido de que se tardarán "muchos años" en solucionar el problema de la catenaria, ya que, por ejemplo, el tramo Reinosa-Bárcena tiene un plazo de ejecución de 24 meses, con lo cual, no se terminará hasta 2013, y faltaría además el tercer tramo que todavía no se sabe cuándo se licitará (Torrelavega-Bárcena).

Con estos plazos para la renovación de la catenaria, Rodríguez se pregunta cómo se pretende cumplir el compromiso de que el AVE llegue a la región en 2015. "¿Creen que se pueden reír de esta manera de los ciudadanos de Cantabria?", ha preguntado.

FACTURAS PENDIENTES EN EL SCS

En la misma sesión plenaria el presidente de los 'populares' cántabros, Ignacio Diego, ha preguntado al jefe del Ejecutivo autonómico, Miguel Ángel Revilla, por las facturas que tiene pendientes de pago en la actualidad el Servicio Cántabro de Salud (SCS).

En concreto, Diego ha recordado que la patronal farmacéutica Farmaindustria y la Federación Española de Farmacéuticos sostenían que en octubre de 2010 la deuda del SCS era de 235 millones y, por eso, ha preguntado al presidente cuál es la cifra actual.

Revilla, por su parte, le ha respondido con las cifras de la deuda a finales del año 2009, una deuda que ascendía entonces a 202 millones de euros y que, según sostiene, era en su "mayor parte" heredada del Gobierno anterior. De esos 202 millones, a lo largo de 2010 se saldaron ya 145, con lo cual, restan 57 que se abonarán a lo largo de este año.

El presidente regional ha asegurado que Cantabria es la región que "más ha pagado" y la que "menos debe" y ha asegurado que se ha hecho una "buena gestión" y un "ejercicio de coherencia y transparencia". En cambio, Diego piensa que el SCS es el "más moroso" y asegura que si se hubieran computado las facturas pendientes, Cantabria no habría cumplido en 2010 el objetivo de déficit.

Por último, la diputada del PP María Antonia Cortabitarte ha preguntado al consejero de Industria por qué no se han remitido al Parlamento las actas de las reuniones de los consejos de administración de varias empresas y entidades públicas vinculadas a la Consejería. A su juicio, no se han enviado porque cuando se remitían, en la etapa de Javier del Olmo como consejero, les sirvieron para "descubrir" algunos de los "escándalos" del Gobierno.

Sota, sin embargo, ha respondido que se han remitido ya a la Cámara y ha explicado que han esperado primero un informe jurídico para determinar qué datos de las actas se podían facilitar y cuáles no, ya que incluyen "información sensible" y datos de algunas empresas facilitados a las empresas públicas para "uso interno".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies