El preso detenido lanzó cuchilladas e intentó reventar una bombona

Actualizado 06/08/2014 14:52:46 CET

Le ha sido imputado un delito de atentado a los agentes de la autoridad

SANTANDER, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -

El preso fugado el 23 de julio del Centro de Inserción Social (CIS) de Candina, en Santander, y detenido el martes en Santa Lucía intentó agredir con un cuchillo de 30 centímetros de hoja a los agentes para, posteriormente, huir a un patio próximo, hacerse con dos ganchos oxidados y un hacha y golpear con éste una bombona de butano al grito "aquí nos vamos todos al infierno".

Así lo relata en un comunicado la Policía Nacional, que ha explicado que, ante su actitud, uno de los agentes le disparó a la pierna izquierda, a la altura del gemelo, para intentar evitar el peligro de explosión de la bombona si el preso fugado --con iniciales E.C.R, de 42 años-- seguía golpeándola.

Tras el disparo tuvo que ser trasladado al Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, donde le fue diagnosticada una herida de bala con un pequeño orificio de entrada y salida para, posteriormente, ser dado de alta "momentos después".

IMPUTADO POR DELITO DE ATENTADO A LOS AGENTES DE LA AUTORIDAD

Los hechos, por los que ha sido imputado por un delito de atentado a los agentes de la autoridad, comenzaron sobre las 20.00 horas, cuando una patrulla detectó la presencia de E.C.R., en un establecimiento de hostelería de la calle Santa Lucía.

Ante la presencia de los agentes, en un primer momento, intentó darse a la fuga, sin conseguirlo, y fue interceptado por los actuantes.

Cuando uno de los agentes iniciaba el preceptivo "cacheo" de seguridad del detenido, éste esgrimió un cuchillo de 30 centímetros de hoja, iniciando una "veloz huída", durante la que lanzaó "cuchilladas" hacia los agentes actuantes, sin que consiguiera su propósito, al esquivar estos sus embestidas.

El hombre saltó una valla y se refugió en un patio interior, hasta donde lo persiguieron los agentes, que fueron apoyados por una dotación de la Brigada de Policía Judicial.

Momentos después, el preso fugado portó los dos ganchos de metal oxidados y el hacha y comenzó a golpear la bombona de butano mientras gritaba.

Fue en ese momento, cuando uno de los agentes, "con el fin de evitar un fatal desenlace" con la posible explosión de la bombona --dice la Policía-- los agentes de policía intentaron que depusiera su actitud, sin conseguirlo, mediante la exhibición de sus armas reglamentarias, transmitiéndole verbalmente, el peligro de la situación que estaba generando.

Ante la negativa de deponer su actitud, uno de los agentes hizo uso de su arma reglamentaria y disparó a la pierna izquierda, a la altura del gemelo.

El preso, que procedía del Dueso, había sido trasladado al CIS, donde disfrutaba del régimen de tercer grado. De allí se escapó el 23 de julio.

Dos juzgados de Santander habían cursado a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado sendas órdenes de detención de este preso, concretamente el juzgado de lo Penal nº 4 de Santander dictó el 24 de julio una orden de busca, captura e ingreso de nuevo en el CIS del preso, para que continúe el cumplimiento de su condena.

Este es el juzgado que dictó en su día la sentencia condenatoria por la que este preso ingresó en el penal de El Dueso, y después pasó, en régimen de tercer grado, al CIS de Candina.

Paralelamente, el Juzgado de Instrucción nº 2, en funciones de guardia, abrió diligencias y ordenó su detención por un presunto delito de quebrantamiento de condena.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies