Los presupuestos regionales para 2011 bajarán alrededor de un 6 por ciento

Imagen de archivo
EP/GOBIERNO DE CANTABRIA
Actualizado 20/10/2010 22:27:15 CET

Gorostiaga no da todavía "por perdido" el proyecto de GFB

SANTANDER, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los Presupuestos Generales de Cantabria (PGC) para el año 2011 se reducirán "alrededor de un 6 por ciento", según ha avanzado este miércoles la vicepresidenta regional, Dolores Gorostiaga, en una entrevista en Radio Santander (Cadena Ser) recogida por Europa Press.

De todas maneras, ha matizado que la cifra definitiva no está cerrada, ya que los presupuestos se aprobarán el día 28, pero por los últimos datos que han analizado se estima que el descenso se situará en ese entorno.

En algunos departamentos el recorte será aún mayor, como en el Servicio Cántabro de Empleo, cuyo presupuesto bajará un 11 por ciento el próximo ejercicio. No obstante, la vicepresidenta y consejera de Empleo y Bienestar Social ha matizado que no bajan las partidas fundamentales.

Gorostiaga ha subrayado que elaborar un presupuesto en el momento económico actual es "complicado", porque al descenso de los ingresos, y a la obligación de hacer frente a nuevas prestaciones, como las derivadas de la Ley de Dependencia, se unen los compromisos de estabilidad y reducción del déficit asumidos por las comunidades autónomas en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

Sin embargo, ha dejado claro que los presupuestos no van a "hipotecar el futuro de Cantabria" y, en este sentido, ha destacado el papel del Instituto Cántabro de Finanzas (ICAF), que está permitiendo poner en marcha proyectos fuera del presupuesto y acometer infraestructuras que de otra forma no habría sido posible abordar.

Eso, a su juicio, va a permitir "no hipotecar el futuro" y "repartir" entre las distintas generaciones la "carga" de lo que hay que hacer ahora para que el futuro sea mejor.

Según Gorostiaga, el Gobierno regional está haciendo "todo lo posible" para buscar soluciones a la situación actual y para conseguir que "nunca más una crisis económica" vuelva a llevar a la región a una situación como ésta, con 40.000 desempleados en las listas del paro.

Pese a ello, entiende las críticas de sindicatos y patronal a la gestión del Ejecutivo cántabro, porque "seguramente" están recibiendo la "presión" de los sectores a los que representan y se la trasladan al Gobierno, que recibe las críticas "con la misma serenidad" que recibe en otros momentos sus alabanzas.

Pero en esta línea, Gorostiaga ha aprovechado para hacer un llamamiento porque, a su juicio, el Gobierno, los sindicatos y los empresarios deberían centrar sus esfuerzos en formar al mayor número posible de desempleados para evitar que se conviertan en "paro estructural" y para lograr que tengan la posibilidad de recolocarse en otros campos, como los que se abren por ejemplo vinculados al desarrollo de las energías renovables.

En este sentido, la vicepresidenta ha señalado que está "a punto" de firmarse ya la adjudicación definitiva del concurso eólico, pero ha recordado que conlleva una serie de tramitaciones que hay que seguir "a rajatabla".

GFB

Por otro lado, preguntada por otros proyectos del Gobierno y, en concreto, por la situación de GFB, Gorostiaga ha afirmado que "todavía" no da "por perdido" el proyecto.

Según dice, se han puesto las "energías de mucha gente", pero han tenido "muy mala suerte", primero con el socio privado, después con la coyuntura económica, y ahora con el grupo que se perfilaba como nueve socio y al final "se volvió atrás", algo que achaca a "las trabas" que ha puesto el socio mayoritario a lo largo del tiempo.

REMODELACIÓN DEL GOBIERNO

Por último, en cuanto a la remodelación del Gobierno central ha insistido en que se ha producido "en el momento oportuno" y ha aclarado que la eliminación de ministerios "no es la panacea ni muchísimo menos", porque supone suprimir un ministro, pero no el resto de personas que trabajan para gestionar esas competencias.

"Tiene más prensa que otra cosa", ha enfatizado Gorostiaga, quien no obstante no ha descartado la posibilidad de reducir consejerías en el Gobierno cántabro. A su juicio, "no habría ninguna dificultad" para hacerlo, en función del tipo de políticas que se quieran desarrollar y la situación del momento.

"Hay competencias dentro del propio Gobierno que se pueden concentrar o cambiar de lugar. Y eso daría lugar a poder reducir el número de consejerías", ha concluido.