Prisión por violencia de género para dos hombres cuyas parejas no quisieron denunciarles tras la agresión

Actualizado 24/02/2009 14:56:57 CET

Un año de prisión para un hombre que arrastró del pelo a su pareja, que negó los hechos y renunció a la asistencia sanitaria

SANTANDER, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número Dos de Santander ha condenado a sendas penas de prisión a dos hombres como autores de delitos de violencia de género, al agredir a sus compañeras sentimentales, que, sin embargo, no quisieron denunciar los hechos y llegaron a renunciar a la asistencia médica que se les ofrecía.

En primer lugar, este juzgado condena a M.J.R.C. a un año de prisión por un delito de violencia de género por agredir a su compañera sentimental, a quien llegó a arrastrar por el pelo en la calle, en unos hechos que ella negó y de los que trató de exculpar a su pareja.

Pese a que en el juicio, la víctima achacó las lesiones --que incluyeron bofetones y que la lanzara contra un coche-- a su propia "torpeza" y enfermedad, la sentencia hecha pública hoy señala que esa declaración, que no fue la única prueba practicada, se debe al "terror inducido" por el acusado" o a su dependencia emocional de él.

El fallo se apoya en los testimonios tanto de testigos como de la Policía Nacional, por lo que considera probado que el pasado mes de diciembre, M.J.R.C. se encontraba con su pareja en Santander, cuando súbitamente la cogió del cuello, aplastó contra la pared y la abofeteó.

Posteriormente, la arrastró del pelo y la lanzó contra un vehículo estacionado en la calle. El condenado no paró hasta que varias personas que pasaban por la zona le recriminaron su actitud, y le mantuvieron allí hasta la llegada de la Policía Nacional.

La víctima negó todo desde el primer momento, no lo denunció y llegó a renunciar a la asistencia sanitaria de urgencias y a que la examinara un médico forense. El juicio contó con la participación del Ministerio Fiscal, pero no con acusación particular.

El acusado había sido condenado previamente por otras sentencias firmes también de violencia de género. Por tanto, se señala el carácter continuado de las agresiones, y se le condena a un año de prisión, dos años de prohibición de acercamiento y comunicación con la víctima y dos años de privación del uso de armas.

El mismo Juzgado ha condenado a otro hombre, A.L.P., por abofetear en la calle a su pareja, que tampoco quiso denunciar los hechos, sucedidos en julio de 2007. Ambos se encontraban en la calle y comenzaron a discutir, y el hombre le propinó dos bofetadas en la cara.

El condenado fue detenido por la Policía Local que acudió al lugar y pudo ver los golpes. La mujer, en cambio, no quiso ser asistida en centro sanitario alguno ni presentar denuncia contra el acusado.

A.L.P. es condenado a seis meses de prisión y dos años de prohibición tanto de acercarse como de comunicarse con su compañera, así como a otros dos años sin poder utilizar armas.