Pymes y autónomos cántabros cargan con 5,3 millones anuales por IVA de facturas sin cobrar, según Gestha

Hacienda, declaración de la renta
EP
Actualizado 07/02/2011 13:36:47 CET

SANTANDER, 7 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las pymes y los trabajadores autónomos cántabros cargan con unos 5,3 millones de euros anuales correspondientes al Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de facturas que aún no han llegado a cobrar, según las estimaciones realizadas por los Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

Según el informe de Gestha, consultado por Europa Press, Cantabria se encuentra así entre las comunidades autónomas con menor importe de IVA repercutido pendiente de cobro por morosidad, que a nivel nacional se eleva a 797,95 millones de euros, lo que, según los técnicos del Ministerio de Hacienda supone una carga muy gravosa debido al aumento de la morosidad e impagos derivados de la crisis.

Según dicho informe, el número de efectos comerciales en mora se elevaría en Cantabria a 23.860, y la tasa de morosidad de las operaciones comerciales estaría en el 2,55 por ciento, por debajo de la media nacional (3,36%), y entre los menores porcentajes por comunidades autónomas.

Por comunidades autónomas, el estudio de Gestha muestra que el mayor importe de IVA repercutido pendiente de cobro por morosidad corresponde a Cataluña (195,2 millones), Madrid (149,3 millones), Andalucía (94,6 millones) y la Comunidad Valenciana (86,9 millones).

Tras ellas se sitúan País Vasco (46,6 millones), Galicia (40,5 millones), Aragón (28,2 millones), Murcia y Castilla y León (27 millones en ambos casos), Castilla-La Mancha (25,4 millones), Baleares (15,2 millones), Navarra (14,3 millones), Canarias (13,9 millones), Asturias (12,5 millones), Extremadura (9,2 millones), La Rioja (6,7 millones), Cantabria (5,3 millones) y las ciudades autónomas de Ceuta (0,2 millones) y Melilla (0,06 millones).

Según explica Gestha, en la actualidad, los autónomos y pequeños empresarios deben ingresar a la Hacienda Pública el IVA de las facturas emitidas que aún no han cobrado, y que incluso no llegarán a cobrar nunca.

Con objeto de mejorar la liquidez de estas empresas, los técnicos de Hacienda proponen modificar el actual sistema de devengo para retrasarlo hasta el momento del cobro --total o parcial-- de la factura.

Gestha recuerda que, según la ley española del IVA, el impuesto es exigible en el momento en que se efectúa la entrega de bienes o prestación de servicios, y no cuando se emite la factura o se realiza su cobro.

Actualmente, las dos únicas alternativas en caso de morosidad son solicitar un aplazamiento del pago para no anticipar el impuesto no cobrado, lo que conlleva un interés de demora del 5% anual que aplica la Agencia Tributaria, o bien, transcurrido un año desde el impago, la rectificación con unos requisitos muy exigentes de la factura no cobrada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies