Rosa Conde insta a abordar el cambio climático como un asunto de "urgencia política impostergable"

Actualizado 20/07/2009 18:52:08 CET

Gorostiaga alerta en la UIMP de que las migraciones ambientales serán "uno de los problemas políticos" del siglo XXI

SANTANDER, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de la Fundación Carolina, Rosa Conde, ha manifestado hoy que el cambio climático "debe ser considerado" como un asunto de "urgencia política impostergable", ya que "pone en entredicho la permanencia del modelo de vida" actual y constituye, además, "una barrera difícil de flanquear sobre todo para los países más pobres".

Según explicó, muchos de los que se encuentran en el camino de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio "corren el riesgo de ver estos avances socavados por razones atribuibles al cambio climático".

Así lo afirmó durante la inauguración del Seminario 'Cambio climático y lucha contra la pobreza' de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), en la que también participaron la vicepresidenta y consejera de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos del Gobierno de Cantabria, Dolores Gorostiaga; el rector de la institución académica, Salvador Ordóñez, y la profesora de Sociología del Cambio Climático de la Universidad Carlos III de Madrid, Mercedes Pardo.

Durante su intervención, Gorostiaga abogó por actuar "cuanto antes" contra este fenómeno. "No podemos seguir poniendo parches a un problema global con repercusiones globales; tenemos las herramientas, tenemos los mecanismos de coordinación, ya no tenemos ninguna excusa", recalcó.

En este sentido, la vicepresidenta regional alertó de que las migraciones por razones ambientales "se convertirán en uno de los problemas políticos de este siglo XXI" y abogó por adoptar "estrategias realistas y sostenibles de adaptación al cambio climático", ayudando al tiempo a "la población más expuesta", para que pueda hacer frente a la situación.

Por su parte, Salvador Ordóñez subrayó que la actualidad de este problema no responde a "opiniones o política", sino a la "realidad" de un fenómeno que afectará, tal y como recordó, a los cultivos, la salud de las personas y el agua, entre otros aspectos.

"Es un problema muy serio, de broma no tiene nada", insistió el rector de la UIMP, que apostó por "tomar medidas" para luchar contra este asunto "difícil", pero sustentadas en "propuestas serias".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies