El saneamiento mayoritario en España, que mezcla aguas residuales y pluviales, "no es sostenible", según experto

El ingeniero y profesor de la Universidad de la Coruña Juan Joaquín Suárez
UC
Actualizado 03/07/2012 21:52:27 CET

Aboga por una gestión separada

SANTANDER, 3 Jul. (EUROPA PRESS) -

El ingeniero y profesor de la Universidad de La Coruña Juan Joaquín Suárez, que participa en un curso de verano de la Universidad de Cantabria en Suances, ha asegurado este martes que los saneamientos unitarios, que en España son el 95 por ciento del total, "no son sostenibles" y aboga por una "gestión separada".

"No es la solución", ha afirmado en Suances, quien, durante su participación en el curso 'Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible' dentro de la programación estival de la Universidad de Cantabria (UC), ha subrayado que los saneamientos unitarios provocan un "importante" impacto ambiental y "elevados costes económicos".

Ha señalado que hay redes que envían el agua directamente a los ríos y arroyos "a gran velocidad, provocando daños" en estos medios naturales, un impacto ambiental que, según ha dicho, se evitaría con la implantación de Sistemas Urbanos de Drenaje Sostenible (SUDS), que frenan el agua y atenúan la velocidad.

En este sentido, ha reconocido que, España, está "atrasada" en este ámbito con respecto a Europa.

Ha señalado que, mientras que, países como Alemania, Inglaterra o Francia integran los SUDS en su ordenamiento urbano, "España aún tiene que cambiar la mentalidad".

Sin embargo, ha explicado que en Cantabria hay iniciativas promovidas por el Grupo de Investigación de Tecnología de la Construcción de la UC y algunos planes pilotos sobre SUDS.

Según ha detallado, estos sisteman buscan "optimizar la gestión de las aguas pluviales", no sólo por el impacto ambiental, sino porque, a su juicio, suponen un ahorro a largo plazo.

Ha explicado que los SUDS ofrecen soluciones, como tejados verdes, pavimentos permeables, franjas de suelo filtrantes, cunetas verdes o muros con vegetación, que integran urbanismo, paisajismo e hidrología y que actúan "como filtros naturales, permitiendo que el agua penetre en el suelo sin arrastrar suciedad, evitando así contaminar las aguas subterráneas y que los ecosistemas se vean afectados".

Según ha explicado, su filosofía consiste "en reproducir, de la manera más fiel posible", el ciclo hidrológico natural previo a la urbanización o actuación humana.

Ha señalado que, en algunas zonas, se gestionan las aguas pluviales "de forma sostenible" pero, al no implantar los SUDS, se retiene entre el 80 y 90 por ciento del agua de lluvia, y, para darle salida, es necesario poner en marcha un sistema de bombeo y depuración costoso con lo que, aunque en materia ambiental, se haga lo correcto, "el gasto económico es inmenso".