Sanidad y ALCER actualizarán el proyecto de vivienda de tránsito asistida

Real se reúne con representantes de ALCER Cantabria
GOBIERNO
Actualizado 19/08/2018 12:31:12 CET

SANTANDER, 19 Ago. (EUROPA PRESS) -

La consejera de Sanidad, Luisa Real, y representantes de la Asociación para la Lucha contra las Enfermedades Renales (ALCER) en Cantabria han acordado actualizar el proyecto de vivienda de tránsito asistida para pacientes y familiares de trasplantados que la Asociación ha puesto en marcha en Santander.

Gracias a esta iniciativa, las personas de fuera de Santander o procedentes de otras Comunidades Autónomas que por necesidades asistenciales tienen que ser atendidos en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), cuentan con una vivienda acondicionada a su disposición.

La vivienda está habilitada para acoger a personas trasplantadas, no sólo renales, sino de cualquier órgano, o con cualquier otro tipo de patología que requiera asistencia fuera de su lugar de residencia, siempre en función de la disponibilidad de la misma.

La Consejería de Sanidad y ALCER han acordado establecer de manera consensuada el procedimiento para el acceso a esta vivienda.

Durante los 11 meses de funcionamiento, un total de 32 personas han utilizado este servicio, 11 pacientes y 21 familiares, con un tiempo medio de estancia de 24 días y una excelente valoración por parte de los usuarios.

En la reunión, de la que ha informado el Gobierno, en la que también han participado el gerente del Servicio Cántabro de Salud (SCS), Benigno Caviedes; el presidente del ALCER Cantabria, Jesús Gómez Gandarillas; y la trabajadora social de la entidad, Laura Marcos.

En el encuentro se han abordado varios aspectos relativos a la atención sanitaria de los menores con enfermedad renal crónica, para tratar de minimizar el impacto que la enfermedad y su tratamiento suponen para ellos y sus familias.

ALCER Cantabria surgió hace ya cuatro décadas para atender las necesidades de información, sociales, psicológicas y nutricionales de las personas con insuficiencia renal crónica, una enfermedad que genera importantes condicionantes para la vida de los pacientes que la padecen.

Por eso, ALCER Cantabria se erige como un movimiento de autoayuda, solidaridad y colaboración entre los pacientes y sus familiares, prestándoles atención, apoyo y representación e intentando paliar las dificultades de índole social, económico, psicológico y sanitario que van surgiendo.