La sede del Gobierno de la calle Alta estará operativa en septiembre y ahorrará 320.000 € anuales a la Administración

Actualizado 02/07/2009 17:38:19 CET

Mediavilla y Mazón visitan el edificio, que albergará las dependencias de la Consejería de Obras Públicas

SANTANDER, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La nueva sede del Gobierno de Cantabria en la calle Alta, que albergará las dependencias de la Consejería de Obras Públicas, estará plenamente operativa a mediados de septiembre, tras dos años de obras y una inversión de 4,5 millones de euros.

Los consejeros de Presidencia y Justicia, Vicente Mediavilla, y de Obras Públicas, Ordenación del Territorio, Vivienda y Urbanismo, José María Mazón, visitaron hoy la nueva sede, en la que se ultiman los últimos detalles de equipamiento.

Mediavilla afirmó que este edificio representa el "primer paso" de la modernización de la Administración Autonómica y de la racionalización de las dependencias y, en este sentido, destacó el ahorro, superior a los 320.000 euros, en arrendamientos de las distintas unidades de la Consejería repartidas por la ciudad y que ahora se concentrarán en el edificio.

Además, el consejero de Presidencia incidió en la apuesta del Ejecutivo por rehabilitar esta zona histórica de Santander, con "grandes posibilidades", por lo que el edificio de la calle Alta será la "primera piedra" en este proyecto, que se verá complementado con la construcción de una nueva sede judicial en el antiguo convento de Santa Cruz y las obras de urbanización de las calles, en las que colabora la Consejería de Obras Públicas.

"Cumplimos dos objetivos: modernizar la Administración Pública y ayudar a impulsar una zona degradada de Santander, un área emblemática y que se merece una oportunidad", explicó Mediavilla.

Por otro lado, el consejero de Presidencia destacó que la distribución del edificio responde a un "nuevo modelo de organización" que potenciará la "colaboración y trabajo en equipo". Así, se han reducido "drásticamente" el número de despachos, que ahora se sustituyen por espacios "abiertos y diáfanos", en plantas corridas, para impulsar la "cooperación entre empleados y el trabajo en grupo".

Por su parte, Mazón afirmó que su departamento "ya tiene planificado" el traslado de las unidades que se concentrarán en el nuevo edificio. En cuanto finalicen los últimos trabajos y sea concedida la licencia de primera ocupación, el Gobierno podrá realizar el traslado a finales de agosto y que la sede funcione plenamente a mediados de septiembre, según informó el Gobierno en un comunicado de prensa.

El titular de Obras Públicas subrayó la "modernidad" del edificio, que albergará la práctica totalidad de los servicios de su departamento, en una superficie cercana a los 3.500 metros cuadrados.

CONCENTRACIÓN DE UNIDADES

Además de albergar las unidades adscritas al consejero de Obras Públicas, en el nuevo edificio de la calle Alta se ubicarán las dependencias de la Secretaría General y tres direcciones generales: Carreteras, Ordenación del Territorio y Urbanismo, que anteriormente se encontraban dispersas por la ciudad.

Además, la tercera planta será la sede de la Comisión y el Consejo de Ordenación del Territorio y Urbanismo, que dispondrá por primera vez de un espacio multiusos con las últimas tecnologías.

El Gobierno de Cantabria ha diseñado las nuevas sedes administrativas atendiendo al criterio prestacional de los servicios, es decir, que los nuevos edificios sirvan para mejorar los servicios públicos ofrecidos al ciudadano.

Así, en la sede de la calle Alta tiene especial importancia la atención al público, de tal forma que las tres primeras plantas se destinan a estos servicios, en materias de información general, expropiaciones y explotación de carreteras.

El solar está situado entre dos medianerías de edificios muy antiguos, en una zona marginal, por lo que el nuevo inmueble destaca enormemente sobre el resto de edificaciones colindantes.

De cualquier forma, el proyecto constructivo se adapta al máximo al volumen de los edificios por su fachada norte y enriquecer el proyecto en sus alzados hacia la ciudad. Por ello, presenta nueve alturas frente a la Rampa Sotileza y seis plantas hacia la Calle Alta.

A estos efectos, la fachada norte, que da hacia la calle Alta, se ha reconstruido respetando la geometría y los diferentes materiales que existían en el edificio original. Respecto a la fachada sur, el Gobierno regional ha buscado un tratamiento arquitectónico que mejore esa vista de la ciudad, mediante un frente ventilado de paneles de zinc y un gran muro cortina de vidrio.

El edificio estará dotado de importantes medidas de protección contra incendios, incluyendo un depósito de agua, conectado a un grupo de presión para el suministro de agua a las plantas superiores en caso de incendio, así como un sistema de detección automática mediante detectores ópticos de humo, conectados con una central de incendios, ubicada en la zona de recepción de la planta baja.

Para disminuir el consumo energético del edificio, se dispone de una instalación solar térmica con tubos de vacío de alto rendimiento con un depósito de 150 litros, destinado a la obtención de agua caliente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies