Seis edificios del PCTCAN utilizarán la naturaleza para producir su energía

Actualizado 10/06/2009 12:20:26 CET

Con técnicas como el uso del calor para calentar o la construcción de muros acristalados que aprovechan la iluminación exterior

SANTANDER, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

Seis edificios que se ubicarán en el Parque Científico y Tecnológico de Cantabria (PCTCAN) utilizarán la naturaleza para producir su energía, con técnicas como el calor de la tierra, los cristales para aprovechar la iluminación exterior o con la instalación de aerogeneradores para la producción de energía eléctrica, entre otros mecanismos.

Estos edificios, que además emplearán paneles solares para calentar su agua sanitaria, cuentan con un estudio que determina el tipo de fuentes limpias que deben utilizar, en función de su diseño y los materiales con los que estén construidos para que resulten sostenibles.

Las empresas que recurrirán a estas técnicas son hasta la fecha, según información recogida por Europa Press de la revista Empresa Creativa que edita el Grupo Sodercan, la sede del propio PCTCAN, el Centro Tecnológico de Componentes (CTC), y las firmas Soningeo, Semicrol, CIC y Quiter.

Así, la sede del PCTCAN usará la geotermia vertical, que permite la circulación de agua entre cavidades excavadas, que llegará a las bombas de calor encargadas de climatizar el edificio. Para esto, se han realizado veinte perforaciones de 125 metros hacia el interior de la tierra, técnica con la que se ha logrado aprovechar los 17 grados de temperatura que a esa profundidad desprende el suelo.

Además de esto, las oficinal del PCTCAN han utilizado materiales poco contaminantes en su construcción y han reciclado los productos empleados en la obra, como aerosoles, aceites, envases o papel.

Y la sede del CTC, que estará a finales de año, cuenta para su fachada con lo que se denomina 'muro cortina', constituida por acristalamientos transparentes y zonas opacas, que aprovechan la iluminación exterior, por lo que suponen un ahorro de energía.

En determinados momentos del día, la cara oeste de este inmueble puede retener una alta radiación solar. Para contrarrestarla, se colocará una estructura metálica formada por lamas --chapas, separadas entre sí por unos 50 ó 60 centímetros--, que dejan pasar la luz, pero no directamente el sol.

Además, este edificio, en su sótano segundo, la zona más baja de la construcción, cuenta con un tubo que se encargará de recoger el agua pluvial que se filtra por las paredes, y que canalizará a un aljibe. Allí tendrá dos usos, el riego de las zonas verdes y la fuente para la extinción de posibles incendios.

EMPRESAS

En cuanto a las empresas, el edificio de Soningeo también aplicará la técnica a la que recurre la sede del PCTCAN de la geotermia, el aprovechamiento del calor del interior de la tierra. En este caso, el uso de esta energía renovable le permite eliminar los enfriadores de cubierta y los paneles solares.

Y además, reutiliza el calor que genera la sala de servidores --siempre refrigerada para que las máquinas no se colapsen--, para climatizar el resto de las estancias.

Por su parte, la empresa Semicrol abrirá huecos en la segunda planta de su edificio, donde el aire sopla más frío, por lo que se demanda menos energía para refrigerar edificio.

De esta forma, se prevé reducir el gasto energético en un 34,6% y emitir 63 toneladas menos de C02 al año.

El edifico tomará en la calle el aire frío por la noche a nivel de suelo, mientras que extraerá durante el día el aire caliente por la parte alta de la construcción. Esto originará una corriente permanente.

Este método se completará con el 'free cooling': en invierno, el aire caliente se sitúa en la parte superior del edificio, con lo que para climatizarlo se propaga de arriba a abajo. Y en varano, el aire más frío se encuentra en la parte inferior del inmueble. Así, se circula desde abajo hasta arriba para crear una corriente de convección.

Finalmente, las empresas CIC y Quiter dispondrán en su azotea de aerogeneradores que producirán energía eléctrica, con lo que esperan reducir la demanda de 400 kilovatios de potencia a 250 kilovatios.

También instalarán un 'shunt', que es una chimenea negra caldeada por los rayos solares y con una alta inercia térmica, lo que significa que tarda mucho tiempo tanto en calentarse como en enfriarse.

En las épocas cálidas, este dispositivo calienta el aire de su alrededor, con lo que es expulsado creando una corriente de convección, y así el aire frío se introduce en el interior del edificio. En las épocas frías, se cierra la chimenea, y el aire caliente que se genera se hace circular por toda la instalación para climatizarla.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies