Una sentencia obliga a BSH a readmitir a una trabajadora despedida

BSH
UGT
Publicado 17/12/2013 19:26:48CET

La plantilla protagonizó movilizaciones en septiembre contra el despido de la compañera, miembro de la sección sindical de UGT

SANTANDER, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Social nº 6 de Santander ha declarado nulo el despido de una trabajadora de BSH Electrodomésticos (antigua Corcho) y ha condenado a la empresa a readmitirla en las mismas condiciones que tenía antes del despido, así como a abonarle el salario que ha dejado de percibir desde entonces y hasta su readmisión.

Los trabajadores de BSH realizaron durante el pasado mes de septiembre varias movilizaciones, incluyendo seis días de paros convocados por el comité de empresa en respuesta al despido de esta trabajadora, que forma parte de la sección sindical de UGT y que es una de las 19 personas a las que la empresa se comprometió a transformar los contratos de relevo en contratos indefinidos, según un acuerdo de 2007.

La sentencia, recogida por Europa Press, señala que la causa de la distinta actuación de la empresa con la trabajadora despedida "no se debe a que se encuentre en situación de reducción de jornada por cuidado de hijo, hubiera sido candidata en las elecciones sindicales de 2010 o sea miembro de la sección sindical de UGT".

En este sentido, señala que la empresa ha suscrito contratos indefinidos a trabajadores con jornada reducida por guarda legal, tanto incluidos en la lista de los 19 del acuerdo de 2007 como no incluidos. De igual forma, subraya que no consta acto alguno de discriminación de naturaleza sindical desde las elecciones hasta el despido de la trabajadora.

Añade que la empresa basa las causas del despido en el descontento por su rendimiento, pero este hecho no consta en la carta de extinción de la relación laboral, de manera que el trato diferenciado de la empresa "no se encuentra justificado", por lo que "no cabe declarar la procedencia del despido".

La sentencia aclara que la antigüedad de la trabajadora, objeto de controversia entre las partes, se corresponde con la fecha de inicio de la relación laboral, "en virtud del principio de unidad del vínculo contractual", y no a la señalada por la empresa.

El presidente del comité de empresa de BSH, Carlos Romero, lamentó en su día que en las reuniones mantenidas con representantes de la dirección de la planta y de la propia multinacional no se llegara a "un acuerdo satisfactorio que es de puro sentido común, y más, cuando el acuerdo para convertir eventuales en fijos tiene nombres y apellidos, entre ellos los de las trabajadoras despedidas" -la afiliada de MCA-UGT y otra-.

"Confiamos plenamente en la readmisión de estas compañeras -señaló entonces Romero-, ya sea a través de que la empresa recupere el sentido común o con una sentencia judicial por medio". En la misma dirección se manifestó el secretario federal y responsable de Línea Blanca y bienes de equipo de MCA-UGT, José Ruiz Muñoz, "Choco", que también se entrevistó con la dirección de la planta de BSH en Cantabria para "buscar una salida a un conflicto que sólo responde al empecinamiento de la empresa".

Choco, que asistió a la reunión con los dirigentes de BSH junto con el secretario general de MCA-UGT en Cantabria, José Francisco Martínez, señaló entonces que "los acuerdos están para cumplirse".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies