Sota opina que el entorno económico influyó en el proyecto pero también el político de "oposición frontal"

Sota Durante La Comparecencia
EUROPA PRESS
Actualizado 24/11/2011 14:18:20 CET

SANTANDER, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

El exconsejero de Industria, Juan José Sota, ha opinado que el entorno económico de crisis influyó en que el proyecto de la fábrica de fibroyeso de GFB "al final encallara" pero también lo hizo el entorno político, donde el PP llevó a cabo una "acción obstructiva, de oposición frontal" al mismo, que "no ayudó para nada" a que un nuevo socio decidiera implicarse. "Todo iba en contra", ha lamentado.

Sota, que cree que en la "situación actual" y con los "actuales socios" es "muy difícil" recuperar el proyecto, sí ha confiado en que "veamos la luz al final del túnel" y se pueda buscar una solución. "Sería una pena que no se pusiera en marcha una vez hecho el esfuerzo por la comunidad autónoma", ha dicho, y en este sentido ha asegurado que el Gobierno (a través de Sodercan) es propietario del 30 por ciento de GFB.

Además, el exconsejero, que ha negado que se haya producido "ninguna irregularidad que merezca mención especial" según reflejan las auditorías, ha insistido en que Sodercan, de la que fue presidente mientras era titular de Industria, realizó una labor "proactiva" de búsqueda de socios para "rescatar" proyecto, que de hecho se encontraron, pero que no se materializaron porque "no era el clima propicio para buscarlos", ya que las empresas "huyen de cualquier circunstancia que suponga un conflicto político".