Sucesos.- Fallece en los calabozos el acusado de quemar su casa creyendo que su mujer estaba dentro

Actualizado 24/02/2009 14:54:58 CET

SANTANDER, 24 Feb. (EUROPA PRESS) -

El hombre acusado de quemar ayer su casa creyendo que su mujer estaba dentro ha fallecido en los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de San Vicente de la Barquera, donde se encontraba arrestado. La Policía Judicial investiga las causas de la muerte, y de momento "todo apunta" a que se trata de un suicidio, según indicaron a Europa Press fuentes de la investigación y de la Delegación del Gobierno en Cantabria.

El hombre fue arrestado ayer tras prender fuego a la vivienda, ubicada en un barrio de Comillas, pensando que su mujer estaba en casa. En realidad, prácticamente al mismo tiempo que él provocaba el fuego, su mujer estaba en la Guardia Civil poniéndole una denuncia por malos tratos porque, supuestamente, la había agredido esa mañana.

Al recibir el aviso del fuego, la patrulla de Comillas se desplazó hasta la vivienda y encontró allí al hombre, que reconoció ser el responsable del incendio. Entonces, fue detenido por un presunto delito de violencia de género y otro de daños, así como por un supuesto delito de atentado, ya que agredió a uno de los agentes durante el arresto.

Como estaba muy alterado, fue trasladado al Hospital de Sierrallana y, desde este centro, le remitieron a Valdecilla para una valoración psiquiátrica. Después, fue trasladado ya a los calabozos de San Vicente de la Barquera, donde llegó en la tarde-noche de ayer.

El incendio, que destruyó la vivienda, ubicada en el barrio El Cueto de Ruiseñada (Comillas), se produjo en torno a las 13 horas de ayer lunes. Cuando los bomberos llegaron a la zona, intentaron sofocar las llamas desde dentro, utilizando equipos de respiración autónoma, y consiguieron retirar tres bombonas de gas butano que peligraban con explotar.

Sin embargo, debido a la intensidad de las llamas y al peligro que corrían las viviendas anejas tuvieron que afrontar su extinción desde el exterior, produciéndose poco después el derrumbe de la casa siniestrada. La intervención de los bomberos consiguió que el fuego no llegara a afectar a las dos viviendas colindantes.