La tasa de gripe sigue bajando en Cantabria y se sitúa en 140,71 casos por 100.000 habitantes

Actualizado 04/12/2009 15:08:16 CET

Aragón, Comunidad Valenciana, Andalucía y Cataluña, las CCAA más castigadas en la última semana

SANTANDER/MADRID, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

La actividad gripal ha continuado bajando en Cantabria y la tasa se sitúa en 140,71 casos por 100.000 habitantes, frente a los 235,48 de la semana anterior, según los últimos datos de que dispone la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, relativos a la semana del 22 al 28 de noviembre.

Según dichos datos, consultados por Europa Press, Cantabria, donde el pico máximo de incidencia gripal se alcanzó entre finales de octubre y la primera quincena de noviembre, es ua de las cc.aa con menor tasa de gripe en la última semana.

También a nivel nacional, la actividad gripal en España ha bajado por primera vez desde que comenzó la pandemia por el virus A/H1N1 el pasado mes de abril y según los últimos datos de que dispone la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica del Instituto de Salud Carlos III, relativos a la semana del 22 al 28 de noviembre, se produjeron un descenso de contagios del 32 por ciento con respecto a la semana anterior.

Según la información remitida por la Red de Médicos Centinelas del Sistema de Vigilancia de Gripe, en este periodo se han producido unos 108.907 casos de gripe de los que el 96,6 por ciento (unos 105.304) fueron provocados por el nuevo virus, con una tasa de contagio de 243,71 casos por 100.000 habitantes, cien puntos menor que los 371,6 casos por 100.000 habitantes de la semana anterior, cuando se ha producido "el pico máximo de incidencia" hasta el momento.

No obstante, advierten los autores de este informe semanal, al que ha tenido acceso Europa Press, "el descenso definitivo de la onda pandémica gripal deberá ser confirmado con la evolución de la misma en las próximas semanas".

A nivel geográfico, el descenso de la actividad gripal se manifiesta por primera vez en Andalucía, Canarias, Castilla-La Mancha, Cataluña, Comunidad Valenciana y Melilla, mientras que Baleares y Ceuta siguen señalando una evolución creciente en su actividad gripal y Asturias señala una estabilización de la misma.

Es más, apunta el informe, en Cantabria, Castilla y León, Madrid, País Vasco, La Rioja, Aragón, Extremadura y Navarra, el pico máximo de incidencia gripal se alcanzó entre finales de octubre y la primera quincena de noviembre.

Durante la última semana, la región más castigada por la gripe ha sido Aragón, con 417,18 casos por 100.000 habitantes, seguida de Comunidad Valenciana (351,85), Andalucía (316,59), Cataluña (302,39), Asturias (287,37), Castilla-La Mancha (275,93), Melilla (263,29), Extremadura (254,85) y Navarra (252,3).

Por debajo de la media nacional se encuentran Canarias (226,91), La Rioja (224,61), Ceuta (202,94), Baleares (187,86), Castilla y León (170,41), Cantabria (140,71), Comunidad de Madrid (120,46) y País Vasco (111,79). De Galicia y Murcia, no se especifican datos relativos a esta semana.

EL VIRUS REMITE MENOS EN LOS MAYORES DE 65 AÑOS

En su distribución por grupos de edad, se observa un descenso significativo en las tasas de incidencia de gripe para los grupos de 0-4 años (de un 40% con respecto a la semana anterior), 5-14 años (43%) y 15-64 años (32%). Sin embargo, según el informe de la Red de Vigilancia, la incidencia disminuye también en el grupo de mayores de 64 años, "aunque de forma no significativa".

La evolución de la enfermedad por grupos de edad es el mismo en la mayoría de las redes del sistema, si bien se observan "discretos aumentos" de la incidencia gripal en el grupo de 0 a 4 años en algunas redes centinela del sistema.

Los síntomas más frecuentes son fiebre o febrícula (97%) y tos (91%) y, de los casos en los que se dispone de información, el factor de riesgo señalado como más frecuente es la enfermedad respiratoria crónica (11%) y de los que presentaron complicaciones el 42 por ciento presentó neumonía.

Además, según reconocen los autores del informe, hasta el momento "no se ha registrado el incremento esperado de la mortalidad general" asociado a la fase de ascenso de la onda pandémica gripal, pese a que en la última semana se produjeron 34 nuevas muertes relacionadas con el virus con las que se elevan a 169 el número total de víctimas mortales.

Como hipótesis, plantea el que todavía puede ser pronto para observar un exceso de mortalidad asociado a la gripe, pudiendo mostrar el análisis de datos de las próximas semanas la asociación observada otros años.

De hecho, apunta a la posibilidad de que la pandemia de gripe H1N1 tenga unos efectos sobre la mortalidad general "mucho más moderados" que epidemias estacionales anteriores con predomino de otros virus gripales, como el AH3N2.

Aún con todo, advierte de que la mortalidad asociada a la gripe podría verse influenciada por la temperatura ambiental. Así, las temperaturas moderadas registradas hasta la fecha, "muy superiores a las registradas durante los periodos de máxima incidencia de gripe en años anteriores", podrían implicar una "menor mortalidad asociada" al incremento de incidencia de gripe observado. Con todo, la red recuerda que la evolución de esta situación se debe reevaluar con el análisis de datos de las próximas semanas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies