Tezanos destaca la necesidad de "recuperar" la voz y la historia de las mujeres, para darles "visibilidad"

Tezanos en el acto
GOBIERNO
Publicado 18/03/2018 18:04:53CET

SANTANDER, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta regional y consejera de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social, Eva Díaz Tezanos, ha entregado este domingo el IV Premio Mujer del Año de la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia a Iris Ruiz y Marisa Díaz, dos mujeres pioneras en el desarrollo de iniciativas empresariales en el campo del turismo y la industria agroalimentaria, respectivamente, y que han destacado por su brillante trayectoria, contribuyendo al desarrollo de los municipios de la Mancomunidad.

El acto, celebrado en el Centro de Estudios Lebaniegos de Potes, ha contado con la asistencia, entre otros, de la presidenta del Parlamento de Cantabria, Dolores Gorostiaga, de la directora general de Igualdad y Mujer, Alicia Renedo, el presidente de la Mancomunidad Julio Cires, y los alcaldes de Potes, Javier Gómez, Cabezón de Liébana, Jesús Fuente, de Peñarrubia, Secundino Caso, de Cillorigo, Jesus María Cuevas y de Pesaguero, Vicente Vélez.

La vicepresidenta ha destacado la importancia de "visibilizar" a mujeres como Iris y Marisa, que son "ejemplo de coraje, tesón y capacidad para luchar en la vida, algo muy característico de las mujeres lebaniegas y de Cantabria".

Díaz Tezanos también ha puesto en valor que unas mujeres "emprendedoras y luchadoras, que ha contribuido al desarrollo económico y social de su tierra". De Marisa Díaz, Tezanos ha subrayado su "afán de mejora y hacer crecer su negocio, y su buena atención y servicio a sus clientes" en su restaurante.

Y de Iris Ruiz, ha ensalzado su "dedicación" a la empresa familiar y su trabajo como docente durante 35 años. También ha resaltado la importancia de devolver a más mujeres "su voz, su palabra y su historia".

"Es necesario -ha dicho Díaz Tezanos- poner el foco en las mujeres por aquello que hacen, que piensan, que opinan, y no solo por lo que sufren cuando son víctimas de violencia machista, que es el tipo de noticias que sobre las mujeres nos tienen acostumbrados los medios de comunicación".

Por su parte, Iris Ruiz compartió este reconcomiendo con "todas aquellas mujeres que trabajan en sectores que no se pueden valorar ni reconocer porque no están visibilizadas". Mostró así su satisfacción por "vivir en esta tierra que siempre me ha acompañado en todos los momentos de mi vida"

MUJER DEL AÑO

Promovida por la Mancomunidad de Liébana y Peñarrubia, la iniciativa Mujer del Año pretende potenciar el conocimiento de la realidad de las mujeres de los municipios de la Mancomunidad, destacar la relevancia de las aportaciones profesionales y personales de las mujeres a la vida de los municipios y resaltar la importancia de su papel en el desarrollo de la sociedad, la economía y la cultura.

En la edición de este año el premio ha sido compartido por Iris Ruiz, vecina de Potes y directora durante muchos años de la empresa orujera familiar 'Diosanjana', y por Marisa Díaz, vecina de La Hermida y responsable de cocina durante muchos años del restaurante 'Paquín'. En ambos casos, el premio reconoce tanto su trayectoria social como personal.

En el caso de Iris Ruiz, su candidatura ha sido presentada por la asociación socio-cultural L'Escañetu para reconocer el trabajo de una mujer "recia, emprendedora, con mucha fe y defensora de la familia y de las tradiciones".

Nacida en Potes en 1939, Ruiz creó, después de una dilatada trayectoria profesional en diferentes ámbitos sociales, la empresa orujera Diosanjana, que cuenta con tres premios Alquitara de Oro, siendo un referente en Liébana y Cantabria.

Por su parte, María Luisa Díaz (Merodio -Asturias-, 1944) ha dedicado buena parte de vida profesional al restaurante 'Paquín' que abrió en La Hermida cuando tenía 22 años.

Su primer negocio de hostelería que ha ido creciendo a lo largo del tiempo, al comenzar con 22 plazas de comedor hasta las casi 100 con las que cuenta en la actualidad. A ello hay que sumar otros negocios como el hospedaje Marisa y el servicio de taxi de La Hermida.