Todos los grupos políticos de Torrelavega rechazan ubicar Vuelta Ostrera en Sniace/Riaño

Contador
Publicado 15/02/2018 14:49:24CET

TORRELAVEGA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

Los seis grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Torrelavega (PP, PSOE, PRC, Torrelavega Sí, ACPT y Torrelavega Puede) han mostrado hoy su rechazo al emplazamiento propuesto por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para la nueva depuradora de Vuelta Ostrera en terrenos de Sniace/Riaño.

Ha sido en la reunión de la Comisión Informativa de Medio Ambiente, que ha abordado la posible ubicación en Torrelavega, concretamente entre Dúalez y Riaño, de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) que sustituirá la actual de Vuelta Ostrera.

Los grupos han rechazado la propuesta de ubicación del MAPAMA en unos terrenos entre Torrelavega y Santillana del Mar, tras conocer los informes técnicos municipales.

En un comunicado, el concejal de Medio Ambiente, José Luis Urraca, ha explicado que los citados informes sustentarán las alegaciones que presentará el Ayuntamiento de Torrelavega a la ubicación de la EDAR en su territorio.

El Ayuntamiento ha precisado que los informes indican que, de acuerdo al planeamiento urbanístico actual, dichos terrenos, calificados como suelo no consolidado de uso industrial, son incompatibles con la instalación de una Estación Depuradora de Aguas Residuales.

De las siete ubicaciones propuestas, la 'U8-Riaño/Sniace' es la que presenta una menor distancia a zonas habitadas de acuerdo con el propio Estudio de Impacto Ambiental, en el que además se indica que "los impactos sobre la población deberían primarse frente a otro tipo de impactos".

La distancia aproximada entre el reactor biológico y las viviendas más próximas ubicadas en Duález resulta de 30 metros.

Los informes concluyen que es la alternativa con mayor impacto y molestias sobre la población, con otros núcleos poblaciones como Ganzo y Barreda muy próximos.

También se ha apuntado a que el Estudio del Ministerio no ha tenido en cuenta la alta carga industrial que ya soporta la zona. En este sentido, de partida, es la más desfavorable de las ubicaciones existentes en cuanto a la calidad del aire y el ambiente sonoro existentes, señala.

Tampoco ha valorado el Estudio de Impacto Ambiental los datos de calidad del aire tras la reciente entrada en funcionamiento de Viscocel, produciéndose desde entonces superaciones de concentración de Sulfuro de Hidrógeno (SH2), ha reconocido el Ayuntamiento.

Asimismo no se contemplan los efectos aditivos, acumulativos y sinérgicos en materia de ruidos, emisiones a la atmósfera y malos olores que se producirán en ese espacio como consecuencia del funcionamiento de la nueva depuradora, que llevaron en su momento a hacer inviable la instalación de una central térmica de ciclo combinado en el mismo lugar en el que ahora se quiere instalar la depuradora.