"Tolkien seguirá en segunda división mientras la Academia muestre una mirada negligente"

Eduardo Segura
UIMP
Actualizado 10/08/2016 17:50:05 CET

Lamenta que "la mala comprensión de nociones clave" ha puesto al autor en el estante de "hacer equivaler la fantasía a la mentira"

SANTANDER, 10 Ago. (EUROPA PRESS) -

El Doctor en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada y profesor del departamento de Filologías Inglesa y Alemana de la Universidad de Granada (UG), Eduardo Segura, ha asegurado esta semana en Santander que "mientras la Academia se arrogue el derecho único de decir 'esto es lo que vale y esto lo que no'" y "siga mostrando una mirada negligente y ciega, seguiremos teniendo a Tolkien en una segunda división".

Así, el experto en el escritor de obras como 'El señor de los Anillos', 'El Silmarillion' y 'El Hobbit', y autor de la biografía 'J.R.R. Tolkien, el mago de las palabras', ha criticado la "ignorancia" y la "mirada altanera" del mundo académico porque la obra de Tolkien "no encaja en los moldes prefabricados".

De hecho, ha calificado de "muy revelador" que en la actualidad el escritor "no forme parte" de los planes de estudios de los Grados en Filología Inglesa. "Se le sigue considerando un escritor de segunda fila", ha lamentado en una entrevista concedida a Europa Press con motivo de su presencia esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) dirigiendo el taller 'Tolkien, entre la palabra y la imagen'.

Segura ha destacado que "desgraciadamente, Tolkien "ha sido puesto, por la mala comprensión de una serie de nociones clave en la Historia de la Literatura, en un estante muy molesto: el de hacer equivaler la fantasía o el mito a la noción de mentira".

Esto se debe, en su opinión, a los "prejuicios" y a la "ignorancia", por lo que su intención en el taller es "trazar una historia intelectual de por qué fantasía y mito son equivalentes a mentira", cómo la Modernidad y después la Ilustración "canoniza un modo de comprender lo verdadero según el método de las Ciencias Experimentales".

"Como Gandalf no es comprobable en el mundo real y los hobbits no existen, pues es mentira", ha ejemplificado Segura --que asesoró al director de cine Peter Jackson y a los guionistas de la trilogía 'El señor de los anillos', adaptación de la trilogía homónima de Tolkien--, quien ha defendido el escritor "entronca" con la tradición oral de Homero y Hesíodo, antes que "con lo fantástico como sinónimo de mentira".

"PREJUICIOS" Y MIRADAS "A VECES INSULTANTES"

Para Segura, la literatura de Tolkien "tiene algo de fundacional, de empezar en el punto cero de la Historia, literalmente, en el principio del tiempo, y alumbrar un mundo", después de haber vivido en las trincheras la I Guerra Mundial.

"A efectos literarios, Tolkien lo que hace es tender un puente entre un pasado que se ha perdido y una modernidad, que en el ámbito caracterológico se ven los hobbits, que actúan como mediadores", ha explicado. Por este motivo, ha zanjado que "la única crítica válida a Tolkien es generar otra mitología".

Es más, ha criticado las "miradas de soslayo, llenas de prejuicios, a veces insultantes" y ha asegurado que "mientras no haya un académico capaz" de hacer una "crítica válida" el juicio que puedan hacer sobre su obra será algo" que Segura pondrá "entre paréntesis". "Leer a Tolkien exige un esfuerzo en el lector si quiere ir más allá de concatenar situaciones. Y en ese sentido, hoy en día no formamos buenos lectores, formamos gente que consume literatura", ha indicado.

JOYCE "DECONSTRUYE EL MITO", TOLKIEN "CONSTRUYE UNO NUEVO"

Además, ha incidido en que el escritor "nunca fue capaz de prever el fenómeno extraordinario que iba a suponer" su obra "no sólo en términos económicos, sino en términos sociológicos y culturales", al tiempo que ha destacado que en la obra de Tolkien se percibe "la fugacidad de la vida" de una forma "nítida".

También ha señalado que el escritor "no tenía especial vinculación" con otros escritores que combatieron en la I Guerra Mundial, como James Joyce, Robert Graves o Wilfred Owen, que combatieron en el Ejército británico, que escribieron "más cerca del modernismo".

Comparando a Tolkien con Joyce, este experto asegura que en el autor de 'El Señor de los Anillos' hay "una búsqueda de la verdad del mito como la puede haber" en el 'Ulises' de Joyce, pero "como si fueran las dos caras de la misma moneda". Esto se debe, tal y como ha añadido, a que "Joyce escribe el 'Ulises' para deconstruir el mito y Tolkien lo que hace es construir uno nuevo".

EL MUNDO DE TOLKIEN "PARTE DE LA SEMÁNTICA QUE LLEVAN LAS PALABRAS"

Segura ha explicado que el mundo que crea Tolkien "parte de la semántica que llevan las palabras" y no de los "argumentos, la narración, lo que se está contando". "Lo que da coherencia al mundo es la forma en que ese mundo es percibido y nombrado mediante la metáfora. Eso es lo que da la profundidad de campo al mundo de Tolkien y lo que lo inserta en una tradición clásica y no tanto en una tradición moderna", ha relatado.

En este sentido, se ha referido a la "tradición moderna" en la que están escritores como George R.R. Martin --autor de 'Juego de Tronos'-- o J.K. Rowling --autora de 'Harry Potter--. Es más, ha afirmado que estas sagas "no le parecen" arte. "Suspendo mi juicio, no lo he leído ('Juego de Tronos'), pero me parece que ya está viciado de entrada el proceso si George Martin tiene que escribir con la presión de satisfacer al mercado, de dar salida a lo que los fans esperan", opina.

Por eso, asegura que si el autor "se pliega" a estos pactos, la que "sale perdiendo es la historia", por lo que concluye que "gracias a Dios", Tolkien "vivió una época en la que la relación entre autor y editor era mucho más fluida, mucho más natural" y, en el caso de Tolkien, "casi paterno filial".

"Los editores, hoy, cuando ven una gallina de los huevos de oro, lo único que ven es el oro. Entonces, eso va en detrimento siempre, sobre todo, de la sinceridad de lo que estás contando. Para mí 'Juego de Tronos' es una historia muy fácil, no hay nada detrás en el medio o en el largo plazo que lo vaya a sustentar como historia y como mito, como algo valedero para otras épocas", ha concluido, en comparación con Homero o Dante.