Un total de 2.366 personas se fueron de Cantabria el año pasado

Viajeros con maletas
EUROPA PRESS
Actualizado 25/06/2015 16:33:26 CET

SANTANDER, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un total de 2.366 personas se marcharon de Cantabria el año pasado, cuando la emigración al extranjero se ralentizó un 27,5% aunque el saldo final (salidas menos entradas) volvió a ser negativo y la población del país se redujo a 585.411 habitantes, 2.271 menos (un 0,39%) que al cierre de 2013.

Según los datos difundidos este jueves por el Instituto Nacional de Estadística, a lo largo del año pasado se instalaron en Cantabria 1.944 personas procedentes del extranjero (un 2,4% más que en 2013) mientras que, como se ha señalado, 2.366 se marcharon a otro país (un 27,5% menos).

Así, el saldo migratorio final fue negativo, con la pérdida de 423 habitantes, lo que empujó la caída general de la población, que se redujo un 0,39%, casi dos veces y medio más que en el conjunto del país (-0,16%). De este modo, Cantabria fue la séptima comunidad con mayor pérdida tras Asturias (-0,87%), Castilla y León (-0,69%), Castilla La Mancha (-0,60%), La Rioja (-0,51%), Galicia (-0,45%) y Extremadura (-0,44%). Solo cinco comunidades presentaron saldos postivios.

En cuanto a los emigrantes, de las 2.366 personas que se marcharon de Cantabria, el 31,5 por ciento eran de nacionalidad española (745) y el 24,6% (584) había nacido en España. El resto de los que se marcharon, 1.621 personas, eran extranjeros.

Conforme la estadística oficial, de estos 745 españoles que emigraron, el 50,3% eran hombres y el 49,6%, mujeres. La mayoría tenían entre 25 y 44 años de edad, y 51 eran niños entre 5 y 9 años de edad.

Del total de emigrantes al extranjero, la mayoría se dirigían a la Unión Europea (977) así como a Sudamérica (816).

INMIGRANTES Y RETORNADOS

Sobre los inmigrantes, el INE indica que el 18,7 por ciento de los 1.944 que llegaron el año pasado a Cantabria eran de nacionalidad española (365) y el 87,14% habían nacido en otros países.

En este sentido, si bien el retorno de españoles a Cantabria aumentó un 11,6 por ciento respecto a 2013, la emigración subió también, con un 18%. Al final, el saldo migratorio de los españoles en la región fue negativo, con 380 ciudadanos menos.