Los trabajadores de B3 plantean a la empresa prejubilaciones, jubilaciones parciales y bajas voluntarias

B3
EUROPA PRESS
Actualizado 29/02/2012 16:02:09 CET

CAMARGO, 29 Feb. (EUROPA PRESS) -

Prejubilaciones, jubilaciones parciales y bajas temporales son las alternativas que los trabajadores de B3 Cable Solutions han puesto sobre la mesa negociadora del Expediente de Regulación de Empleo que afecta a 130 de los 329 empleados de la antigua Standard Electric de Maliaño (Camargo).

Empresa y sindicatos se reunían este miércoles, tras el paro de ayer, en un encuentro que "no ha ido mal", aunque tampoco haya sido para "echar las campanas al vuelo", según ha comentado a Europa Press el presidente del Comité de Empresa, Jesús Sanz.

La reunión ha comenzado con una "queja" del Comité a la empresa sobre el retraso en la entrega de una documentación que habían solicitado, y que no se les facilitó hasta este martes a última hora.

Pero al margen de ese aspecto, ambas partes han comenzado a negociar sobre el Expediente, para el que los sindicatos han avanzado que rechazarán bajas traumáticas, esto es, despidos --en lugar de alternativas como prejubilaciones o suspensiones temporales--, mientras que la empresa adelanta que hay un "margen estrecho" para maniobrar.

Dentro de ese margen, los trabajadores han planteado estas fórmulas: prejubilaciones, jubilaciones parciales y bajas voluntarias, para evitar los despidos; en una oferta que la empresa estudiará a partir de ahora y que no han concretado a cuántos empleados afectaría, pues dependería de la cantidad económica con que cuente la dirección.

La próxima reunión será el 7 de marzo y hasta entonces elaborarán un contrainforme sobre el ERE, ya que cuestionan los datos económicos en que se basan y la viabilidad de la planta con la reducción de plantilla que se pretende.

Previamente, el próximo lunes 5 de marzo habrá una reunión de la Comisión Negociadora, que informará sobre el estado de las conversaciones a los trabajadores, que están "respondiendo bien" y les animan a que sigan "para adelante".

Será a partir de entonces, tanto en función de las asambleas como del próximo contacto con la empresa, si no hay otro antes y en función de la gestión que quiere hacer este fin de semana el presidente cántabro, Ignacio Diego, cuando se planteen otras medidas.

Los pasados días, habían advertido de que adoptarían iniciativas "contundentes" y harían "ruido" en función de cómo evolucionaran los acontecimientos.

El grupo con sede en Manchester alega pérdidas de 2,5 millones de euros en los tres últimos meses para justificar la decisión de prescindir de casi el 40% de la plantilla, adoptada tras una serie de medidas correctoras y ante la bajada de un 25% en las ventas del cable de cobre.

Previamente, B3 ya había ejecutado otras medidas, como el reparto del trabajo entre la plantilla a través de una reducción de la jornada anual; la ampliación de las líneas de fabricación con nuevos productos; y la mejora de diversos procesos de trabajo, entre otros.