Trabajadores de Ecomada echan la culpa al PP "por empezarlo" y al PRC-PSOE "por acabarlo"

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico
Contador

"Era como un conejo sacado de la chistera de la noche a la mañana"

Trabajadores de Ecomada echan la culpa al PP "por empezarlo" y al PRC-PSOE "por acabarlo"

Trabajadores  en comisión Ecomasa
EUROPA PRESS
Publicado 15/11/2016 20:44:47CET

Los empleados despedidos de Teka y recolocados en la planta de estufas dicen que les "engañaron", se sienten "estafados" y señalan a Diego como su "aval

SANTANDER, 15 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los trabajadores de Ecomasa han echado la "culpa" de este fallido proyecto al anterior Gobierno de Cantabria y a su presidente, Ignacio Diego, por "empezarlo", y también al actual Ejecutivo PRC-PSOE, "por acabarlo".

Los empleados creen que les "engañaron" en relación a esta actuación por la que tras ser echados de Teka fueron recolocados en la fábrica de estufas de Maliaño, para lo que tuvieron que aportar más de 3 millones de euros de sus indemnizaciones por despido, y se sienten igualmente "estafados", pues al final se quedaron "sin trabajo y sin paro".

Lo han expresado así este martes representantes de los trabajadores en el Parlamento, con motivo de su comparecencia en la comisión de investigación sobre Ecomasa, en la que han apuntado al Gobierno 'popular' de la pasada legislatura como el "principal valedor" del proyecto, el que "nos impulsó a aceptar el acuerdo" -han sostenido- y más concretamente al entonces presidente y actual líder de la oposición. "El aval que hemos tenido nosotros ha sido Ignacio Diego", han sentenciado.

Lo han dicho así José Manuel Ortiz, secretario del comité de empresa, mientras que su homólogo de Teka, José Alberto García, ha expresado que el proyecto "era como un conejo sacado de la chistera, de la noche a la mañana". Ambos han declarado en la Cámara junto con los presidentes de los dos comités, Luis Fernández, de Teka, y Luis Gómez, de Ecomasa, y han indicado que el anterior Ejecutivo ejerció de "guía" en esta actuación.

Y aunque no han querido "personalizar" la actuación en Ignacio Diego, han opinado que "vino (a Teka) como salvador de los trabajadores", pero creen que aunque "tendría la mejor de las intenciones" para recolocar a los trabajadores, "se equivocó, en la forma y en los empresarios" escogidos para el proyecto Ecomasa.

"Fue a buscarnos", han insistido los empleados, para indicar que, en caso contrario, no hubieran aportado su dinero por desempleo, porque no "conocían de nada" a los promotores de esta actuación industrial.

"SALVADOR BLANCO NO QUERÍA SABER NADA DE NOSOTROS"

Pero también se han referido a la actuación del bipartito PRC-PSOE, que volvió a Peñaherbosa el pasado verano, y en concreto al consejero delegado de Sodercan, Salvador Blanco, que, según han afirmado los trabajadores, "no quería saber nada de nosotros".

Para respaldar esta teoría, han manifestado que el alto cargo del Gobierno les "amenazó" -han dicho- con "tirar todos" sus currículums "a la basura" si seguían con sus actuaciones en el juzgado, echando a la empresa pública la "culpa" del cierre de la factoría.

También han indicado que en la primera reunión que mantuvieron con el máximo responsable de Sodercan les comentó que "las noches que no ha dormido él (Salvador Blanco) por el tema GFB (el fallido proyecto industrial de Orejo), iban a empezar a no dormir los demás".

"MUCHAS DUDAS" EN TORNO AL PROYECTO Y "PRESIONES" PARA FIRMAR

A lo largo de sus intervenciones, los trabajadores se han referido a las "muchas dudas" que tuvieron en torno al proyecto de Ecomasa, al que cerca de un centenar de operarios se incorporaron aportando para ello 3,2 millones de euros correspondientes a las indemnizaciones que percibieron tras ser despedidos de Teka, cuantía a la que hay que sumar unos 18 millones de inversión de dinero público.

Y aunque no han hablado de "presiones", sí se han referido a la actitud de la directora general de Trabajo en la pasada legislatura, Rosa Castrillo, que según han asegurado les dijo que tenían que "aceptar" el proyecto, que era "viable", porque si no, el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de suspensión planteado para 198 trabajadores de Teka se aprobaría "con casi toda seguridad".

"Nuestra percepción es que nos achuchaba para firmar", han remachado, antes de insistir en que Castrillo era "partidaria, por activa y por pasiva, de que firmáramos", como finalmente hicieron un centenar de empleados, que creyeron que "el aval del Gobierno era más que suficiente" para que el proyecto saliera adelante.

Pero, "por desgracia", con el "paso del tiempo" comprobaron que el proyecto no tenía "ninguna viabilidad", del que no tuvieron tampoco "documentación" alguna, sino que se le presentaron mediante "diapositivas".

En cuanto a la iniciativa de esta actuación fabril, han explicado que "saben" que a los empresarios promotores los "trajo" a Cantabria el propio Ignacio Diego, "porque nos lo ha dicho él", han apostillado.

"LO ÚNICO QUE QUERIAN ERA NUESTRO DINERO"

Y tras un primer contacto con el presidente -en enero de 2012 en las instalaciones de Teka- al que siguió una reunión -a mediados de marzo de ese año- para la presentación del proyecto, "todo fue muy rápido". "Había que decidirlo en tres días" porque "lo único que querían era nuestro dinero", han aseverado los trabajadores. Lo que era necesario eran nuestro dinero, nosotros no tanto", han remachado.

En este sentido, ha apuntado que si bien inicialmente se proyectaron más de un centenar de puestos de trabajo para echar a andar la fábrica, al final solo se contrataron a 88 personas porque con sus indemnizaciones "ya tenían suficiente dinero para empezar" la producción.

Al hilo, el presidente del comité de empresa de Ecomasa, Luis Gómez, ha indicado a modo de ejemplo que tras el cierre de la factoría y después de haber sido despedido ha recuperado el "18 por ciento" de la aportación que él hizo para la puesta en marcha, y que ascendía a los 55.000 euros percibidos por ser echado de Teka.

Se han referido asimismo a los cursos formación, que "no se realizaron", sino que aprendieron el funcionamiento gracias a los montadores de las máquinas de Ecomasa, y han concluido que por éste y otros motivos vieron "desde el primer minuto que la empresa no era normal".

"Nos vendieron algo totalmente diferente de lo que en realidad fue", han lamentado. "El proyecto que nos vendían era diametralmente opuesto de lo que ha sido en realidad", han agregado.

En relación con esto último, han definido a uno de los empresarios, Andrés de León, como "un encantador de serpientes", que como "vendedor y comercial" les "ponía muy bonito" todo y les "convencía" de que iba a salir bien.

SOLICITUD DE DOCUMENTACIÓN Y COMPARECENCIAS

La sesión de este martes ha comenzado con la solicitud y aprobación de nuevas comparecencias y peticiones de información. En concreto, el PSOE ha interesado que preste declaración el líder del PP y presidente de Cantabria la pasada legislatura, Ignacio Diego, que ya estaba citado, así como de Ricardo Noreña, socio responsable de Forensic España, que será citado cuando así lo decida la mesa de la comisión.

También se ha incluido la comparecencia, a petición de los 'populares', de la exdiputada de su Grupo María Antonia Cortabitarte, que fue portavoz de industria en la Cámara.

Además, se ha dado luz verde a la aportación, por interés del PRC y PP, de toda la documentación jurídica relacionada con Ecomasa, en especial con el concurso de acreedores.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies