Un año y dos meses de prisión a un conductor que golpeó con su coche a un guardia civil que le dio el alto

Actualizado 02/01/2008 18:09:27 CET

SANTANDER, 2 Ene. (EUROPA PRESS) -

El titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Santander ha impuesto una pena que suma un total de un año y dos meses de prisión a un conductor que golpeó con su vehículo a un agente de la Guardia Civil que le había dado el alto.

Según recoge la sentencia, hecha pública hoy, los hechos por los que ha sido condenado José Ramón S.C., de 41 años de edad, ocurrieron sobre las 06.45 horas del pasado día 30 de diciembre, cuando el acusado conducía su coche a la altura del kilómetro 148,500 de la carretera N-623 (Burgos-Santander) en el termino municipal de Santander.

Agentes de la Guardia Civil le dieron el alto reiteradamente mediante señales luminosas, ante lo cual, el imputado redujo su velocidad para desplazarse lateralmente y seguidamente realizar una brusca maniobra girando hacia la izquierda e incrementando notablemente la velocidad.

A consecuencia de la maniobra, uno de los agentes tuvo que retirarse precipitadamente para evitar ser arrollado, aunque el vehículo le impactó en la mano y la linterna que llevaba, causándole lesiones consistentes en traumatismo en el dedo pulgar de la mano derecha que precisó de un asistencia primaria por la que no reclamó.

Acto seguido, el conductor inició la huida a gran velocidad, con la luna delantera del coche rota, siendo perseguido por el vehículo de la Guardia Civil durante cuatro kilómetros, en los que hizo caso omiso a las señales acústicas y luminosas que le hacían los agentes, y poniendo en grave riesgo la integridad de los usuarios de la vía.

Finalmente, fue interceptado en el barrio de la Lenteja-Nueva Montaña de Santander. Sometido a la prueba de alcoholemia, arrojó en la primera un resultado positivo de 0,56 miligramos de alcohol por litro de aire espirado, obteniéndose en la segunda una tasa de 0,52 miligramos.

Por estos hechos, el juez ha condenado al acusado, como autor de un delito de desobediencia grave a agentes de la autoridad, a seis meses de prisión, y también le ha impuesto, como autor de otro delito contra la seguridad del tráfico y de un delito de conducción temeraria, la pena de ocho meses de prisión, y privación del derecho de conducir vehículos a motor o ciclomotores o la prohibición de obtenerlo durante dos años.

Además, el condenado, solidariamente con su entidad aseguradora, deberá indemnizar a la Dirección General de la Guardia Civil con 120 euros, correspondientes al importe de los daños causados en la linterna que llevaba el agente lesionado, y hacer frente al pago de las costas procesales.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies