El director de Solvay no cree que las actuales exigencias medioambientales limiten la competitividad

Actualizado 05/07/2007 18:19:45 CET

SANTANDER, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director general de la fábrica de Solvay en Torrelavega, José Luis Zárate, rechazó hoy, durante su ponencia en la segunda mesa redonda del curso de UGT en la Universidad de Cantabria 'Desarrollo industrial sostenible en Cantabria', que "la aplicación de Ley de Prevención y Control de la Contaminación implique para las industrias dejar de ser competitivos porque en realidad puede ser incluso una oportunidad de ventaja competitiva".

Según informó UGT en una nota, Zárate subrayó que "no hay tener tanto miedo con esto de la competitividad y el medio ambiente", ya que en su opinión, la autorización ambiental integrada, exigida este año a las industrias con emisiones contaminantes para poder proseguir con su producción, "se puede compaginar con el desarrollo económico".

El responsable de Solvay en Cantabria aclaró que la autorización ambiental integrada "no es un proceso rígido, implica una mejor tecnología y procedimientos productivos más eficaces, además de un diálogo entre el gestor y la Administración competente que es de suma importancia".

Zárate comentó que "Solvay es la primera interesada en ser eficiente en el aprovechamiento y el uso adecuado de sus recursos porque somos una fábrica de consumo energético intensivo y ya el hecho de tener cogeneración ha provocado una eficiencia energética de un 90%".

El director de la planta regional de Solvay agregó, como ejemplo de la compatibilidad de la protección del medio ambiente y la rentabilidad económica de la fábrica, "el haber reducido a la mitad el consumo de agua por tonelada producida en los últimos cinco años".

En opinión de José Luis Zárate, la autorización ambiental integrada "es una buena herramienta para regular las emisiones industriales y lograr una protección efectiva del medio ambiente".

"Hasta ahora nos hemos quejado de la proliferación de normas medioambientales y la autorización ambiental integrada no deja de ser una oportunidad de simplificación administrativa", aseveró el director general de Solvay en su fábrica de Torrelavega.

Para el dirigente empresarial, la autorización ambiental integrada "tiene un enfoque global integral, que no habla por separado de las emisiones, recursos y residuos", además de "aportar una flexibilidad administrativa muy beneficiosa porque atiende a las peculiaridades productivas y geográficas de cada caso".

Zárate reconoció que las nuevas exigencias legales a las industrias con emisiones contaminantes "implican un coste en mejoras medioambientales", aunque aseguró que "lo que habrá que esforzarse es en alcanzar un equilibrio entre ese coste y el interés económico porque no se puede hablar de mantener el Estado de Bienestar si no se respeta el medio ambiente".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies