Veintinueve personas han fallecido en carreteras cántabras en lo que va de año, seis más que en los mismos meses de 2006

Actualizado 31/08/2007 14:49:49 CET

Nueve de cada diez muertes fueron en carreteras de doble sentido y la velocidad fue la causa del 41% de los accidentes con víctimas

SANTANDER, 31 Ago. (EUROPA PRESS) -

En lo que va de año 29 personas han perdido la vida en accidentes en las carreteras cántabras, seis más que en el mismo periodo de 2006. "No es un buen dato" y así lo reconoció abiertamente el delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez, que, en el inicio de la operación 'Fin de Agosto', apeló hoy a los conductores y al conjunto de los usuarios de las carreteras para que extremen las medidas de seguridad y respeten las normas de circulación.

En rueda de prensa, acompañado del jefe provincial de Tráfico, Serafín Sánchez, y del teniente del Subsector de Tráfico de la Guardia Civil Rubén Flores, el delegado del Gobierno hizo balance de la siniestralidad en las carreteras de la región a lo largo de los ocho primeros meses del año y anunció la próxima reunión de la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial para reflexionar sobre lo ocurrido y plantear medidas para corregir la actual tendencia.

Según los datos aportados por Ibáñez, de enero a agosto de este año la cifra de accidentes ha aumentado un cuatro por ciento en la región y el saldo de víctimas mortales deja seis fallecidos más. Los tres meses de verano han sido especialmente conflictivos, con 14 muertes: siete en el mes de junio, tres en julio y cuatro en agosto.

El delegado del Gobierno reconoció que el balance es "malo", en particular el relativo a los meses de verano, y no cumple las expectativas del Gobierno español, que ha convertido la seguridad vial en uno de los ejes principales de sus políticas. Respecto a 2006 la evolución es "negativa" y mostró por ello su "preocupación" y la de los responsables de Tráfico en la región.

De los 29 fallecidos hasta la fecha, cinco eran peatones y ocho motoristas, unas cifras sobre las que Ibáñez llamó la atención. Prácticamente nueve de cada diez víctimas mortales (el 89,6%) se registraron en accidentes en carreteras de doble sentido, frente a un porcentaje del 76,7% en 2006.

Entre las causas, la principal fue el exceso de velocidad o la velocidad inadecuada para el tipo de vía, que fue la responsable del 41,3% de los accidentes con muertos. A continuación se situaron las distracciones (17,2%) y las maniobras antirreglamentarias (13,7%). El alcohol no se suele computar como causa individual de accidente, porque generalmente aparece ligado a otros de los factores, sobre todo al exceso de velocidad.

En opinión de Ibáñez, todo ello demuestra que el exceso de velocidad sigue siendo la principal causa de accidente y las carreteras secundarias y próximas al lugar de destino el escenario más frecuente, ya que muchos conductores "se relajan" cuando llegan a estas vías. A su juicio, esto obliga a intensificar la labor preventiva y las medidas correctoras.

En esa labor, la Guardia Civil de Tráfico ha intensificado este año los controles de velocidad. De enero a julio se realizaron 797.488 controles a través de los radares móviles, lo que supone 143.455 controles más que en el mismo periodo de 2006. Además, desde la entrada en vigor del carné por puntos se han tramitado en la región 48 expedientes de retirada del permiso por pérdida de todos los puntos. Diez de ellos ya han sido resueltos y los otros 38 están todavía en algunas de las fases administrativas.

COMISIÓN DE TRÁFICO.

Para analizar los datos de siniestralidad en las carreteras de la región, reflexionar sobre lo sucedido y acordar medidas para atajarlo, la próxima semana se reunirá la Comisión de Tráfico y Seguridad Vial. Se estudiarán los puntos más conflictivos para determinar qué actuaciones se pueden acometer para su mejora.

Aunque, según Ibáñez, en Cantabria no existe ningún punto negro, este verano se ha observado una elevada siniestralidad en un tramo de unos 25 kilómetros --del punto kilométrico 140 al 165 aproximadamente-- en la Autovía del Cantábrico, en la zona oriental de la región. Han sido siniestros sin víctimas mortales, que se creen asociados en buena medida a la climatología de este verano en el que las lluvias han sido frecuentes.

De todas maneras, será uno de los aspectos a los que se prestará especial atención en la reunión de la Comisión, porque la incidencia de accidentes en la zona "obliga a pensar" si puede existir algún problema en el asfalto y, en su caso, a determinar medidas para cambiar la tendencia, explicó el delegado.

OPERACIÓN FIN DE AGOSTO.

Por lo pronto, las medidas que ya están en marcha son las habilitadas con motivo de la operación 'Fin de Agosto', que comienza a las tres de la tarde de hoy viernes y finalizará a las doce de la noche del próximo domingo, 2 de septiembre. Todos los efectivos de la Guardia Civil de Tráfico en Cantabria (unos 170 agentes) velarán por el correcto desarrollo de la operación en las carreteras de la región, en las que se esperan miles de desplazamientos.

Además, las patrullas rurales de la Guardia Civil tienen también instrucciones para estar pendientes de la evolución de la operación en las carreteras de doble sentido.

Los puntos más conflictivos se espera que sean cuatro, dos de ellos en la vertiente oriental de la Autovía del Cantábrico (A-8) y otros dos en la A-67 (Autovía de la Meseta). En la primera, las áreas de mayor intensidad de tráfico serán el tramo comprendido entre los kilómetros 140 y 165, en la zona de los túneles de Hoz; y el que va desde Castro Urdiales al límite de provincia con Vizcaya (puntos kilométricos 168 a 173), que convierten a la A-8 en la "vía más saturada" de la región en días punta.

En la Autovía de la Meseta puede haber complicaciones en las inmediaciones de Torrelavega (kilómetros 204 a 184) y en la conexión entre la A-67 y la nacional N-611 en la zona de San Miguel de Aguayo y Molledo (puntos kilométricos 157 a 165). En este sentido, Agustín Ibáñez confió en que para este invierno el problema en este último punto esté resuelto, con la inauguración del último tramo de la Autovía de la Meseta, de forma que el acceso a la Meseta desde Cantabria sea ya completo por autovía.

RECOMENDACIONES.

Las recomendaciones que se ofrecen a los conductores que se vayan a desplazar a lo largo del fin de semana son las habituales: realizar un regreso escalonado, evitar horas punta e informarse sobre el estado de las carreteras antes de coger el coche. A ello, Ibáñez añadió un "serio llamamiento" para que se extreme la precaución y se respeten las normas. Según dijo, es importante el compromiso de todos para que la operación se desarrolle sin accidentes. El objetivo, en sus palabras, es que el retorno se haga "de forma segura y fluida".

El delegado del Gobierno recordó además que el cinturón de seguridad, pese a ser el dispositivo de seguridad más antiguo, sigue siendo el "más rentable y eficaz" y reduce casi un 50% las posibilidades de muerte en caso de accidente. Incluso, destacó que la efectividad del airbag es también superior cuando se acompaña del uso del cinturón.

De acuerdo con los datos oficiales, casi un 28% de los fallecidos en carretera podrían haber salvado su vida si hubieran utilizado el cinturón, un uso que habría evitado 250 muertes el pasado año en toda España.