Acusado de abusar de su hija cree que la niña lo denunció por obligarla a ir con su madre

Juicio
EUROPA PRESS
Actualizado 06/06/2017 16:36:01 CET

ALBACETE, 6 Jun. (EUROPA PRESS) -

El hombre que supuestamente abusó sexualmente en varias ocasiones de su hija de once años de edad, J.J.B., ha negado los hechos y ha explicado que la denuncia pudo ser por una revancha de su hija, "al reprenderla" porque "no hacía caso y no cumplía las normas de casa" y obligarla a irse con su madre.

El juicio, que se ha celebrado este martes en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Albacete, ha quedado visto para sentencia y el Tribunal tendrá que valorar si el procesado cometió los delitos, por lo que la Fiscalía ha pedido una pena de 10 años de cárcel, cinco por cada uno, o si por el contrario es inocente, ya que su defensa ha pedido la libre absolución.

El acusado ha explicado a la Sala que en septiembre de 2014 acabó la relación con la que fue su pareja y madre de sus cuatro hijos, y él se quedó a vivir con tres de ellos. "El cuarto estaba internado en un centro de menores condenado a seis años de internamiento por los abusos que cometió sobre su hermana", ha relatado en el juicio.

Como no podía costearse los gastos que la situación le acarreaba, se fue a vivir a casa de su madre, la abuela paterna de la niña, y allí, en un piso en Hellín, convivía también con sus hermanos. "La niña dormía en la habitación de mi hermano cuando él no estaba y, si no, en el salón, en una cama". El acusado ha relatado que él dormía con su hijo pequeño, de menos de un año.

A preguntas del representante del Ministerio Público, ha negado que la noche del 18 de abril de 2015 realizara tocamientos a su hija cuando dormían en la misma cama. "La obligué a ir con su madre y ella no quería ir, ni a la psicóloga de Albacete" con quien tenía sesiones terapéuticas tras los abusos que su hermano cometió en la niña, cuando ésta tenía seis años. "Por su mal comportamiento la llevé a casa de sus abuelos maternos, donde vivía su madre".

Ha asegurado que la niña "no hacía caso, no cumplía las normas de casa, se iba del colegio y nos llamaban del centro; la reprendía", y ha explicado el hecho de que una vez la abuela paterna le pidió que cuidara de su hermano pequeño unas horas, mientras ella acudía a una tutoría del colegio porque su padre trabajaba, y cuando regresó "el niño estaba solo; se iba de casa y volvía de noche".

MENORES SE HIZO CARGO DE LA NIÑA

Su abogado defensor ha sacado en el juicio el caso de la guardia y custodia de la menor. "Un Juzgado de Instrucción le dio la tutela a la madre tras la denuncia pero unos meses después, en julio o agosto, los Servicios de Menores se hicieron cargo de la niña porque su madre no la atendía". Asimismo, ha explicado el acusado que viviendo con la madre le llamaron "del colegio porque la hija no iba" y, ha añadido, que fue denunciado por amenazas "porque le dije a la niña que tenía que ir al colegio, que si no iría a Menores".

La Sala ha aceptado la prueba de unas conversaciones de Whatsapp entre la menor y su padre en las que la niña "le pedía dinero y le decía que si se lo daba intentaría quitarle la orden".

La menor, que ha declarado protegida por mampara, ha afirmado que se quedó a vivir con su padre "porque quería", que con su madre "no hablaba", y que a su padre "lo quería mucho" porque le había "apoyado cuando le pasó lo de su hermano".

"TE LO JURO QUE LA PRIMERA SÍ ES VERDAD"

Ha asegurado que los tocamientos "fueron ciertos". Una de las veces, "noté que su mano tocaba la parte de abajo; me di la vuelta en la cama y volvió a pasar; me acariciaba". Aunque en las declaraciones policiales y ante el Juzgado de Instrucción afirmó que fueron en dos ocasiones, en el juicio sólo ha recordado esa primera vez. "De la segunda vez no me acuerdo, pero te lo juro que la primera sí es verdad", ha aseverado a la magistrada del Tribunal que le ha preguntado expresamente por los abusos.

Cuando ocurrieron los hechos, se fue a vivir con su madre y se lo contó primero a su prima y ésta a la abuela materna. Ha apostillado que no quiere hablar de ello con la madre porque "me da cosa".

La prima a la que se lo contó dice que la vio "rara" y que tras preguntarle qué le pasaba se lo relató aunque le pidió "que no se lo contara a nadie".

La madre de la menor ha relatado que la niña no quería irse con ella influenciada por el padre. "Le decía que si se venía conmigo iba a perder a su padre".

Ha contado que estuvo varios meses yendo a verla pero que ella no quería y que un día, "me llamó para que fuera a recogerla pero no me dijo nada. La llevamos a la psicóloga de Albacete y allí lo contó". Y, ha aseverado, que fue la psicóloga la que le dijo "que lo denunciara porque veía que no era una fabulación; que era creíble".

DECLARACIÓN VEROSÍMIL

En su declaración, la psicóloga ha ratificado este dato asegurando que atendió a la menor como siempre hacía cada quince días, en las intervenciones que tenía por el tema del hermano, y que le contó lo que había pasado con su padre "en una declaración verosímil y congruente". Ha dicho que le relató que fueron dos episodios pero que para ella "eran pocos" y no les dio importancia "porque los comparaba con los otros vividos" de tantos años de abusos por parte de su hermano.

En el juicio también han declarado la madre del acusado, que ha explicado que piensa que lo denunció "porque se sintió traicionada cuando el padre le dijo que se tenía que marchar con la madre si no hacía caso de las normas", y los policías nacionales que les tomaron declaración, los cuales se han ratificado en sus informes.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies