Acusado de distribuir pornografía infantil no irá a cárcel e irá a programas de educación sexual

Actualizado 03/04/2017 16:30:11 CET

ALBACETE, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de lo Penal número 2 de Albacete ha condenado a dos años de prisión y a tres años de libertad vigilada a un acusado de un presunto delito de difusión de pornografía infantil --le encontraron en el teléfono móvil más de 5.000 fotos-- pena que queda en suspenso tras el acuerdo al que llegaron las partes en la vista oral, en la que acordaron que deberá realizar programas formativos de educación sexual.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, considera probado que, a consecuencia de una operación policial contra la pornografía infantil, llevada a cabo por el Grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría General de Policía Judicial, se detectaron varios perfiles de la red social Twitter que contenían pornografía infantil.

En ese momento, se transfirió la investigación de dos de dichos perfiles al Grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría de Granada, el cual, tras las pertinentes indagaciones, comprobó que uno de esos perfiles a investigar radicaba en la demarcación policial de la Comisaría de Albacete.

Por este motivo, detalla la sentencia, se dio cuenta al Grupo de Delitos Tecnológicos de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Albacete para continuar la investigación, y desde éste se detectó que el usuario usaba un perfil en esta red social creado el 29 de enero de 2014.

La sentencia contempla, en el momento de su bloqueo por los administradores de la citada red social, el acusado se encontraba en posesión, y compartiendo con otros usuarios de Twitter de forma pública, archivos de imagen que contenían pornografía infantil.

El acusado se valía de un teléfono móvil con acceso a Internet para concectarse a la red, a través de la wifi de su domicilio o de la de un pub cercano a éste, e intercambiar los archivos.

En el momento de su detención se le intervino el teléfono móvil y la tarjeta de memoria que, al examinarlos, se comprobó que contenía una carpeta con un total de 187 imágenes de contenido sexual con presencia de menores de edad.

Asimismo, el teléfono móvil tenía instalada y activa la aplicación de Twitter y ésta contenía imágenes de menores de edad en desnudo integral, y en el dispositivo de almacenamiento masivo tenía 5.041 imágenes de menores de edad, en muchas de ellas manteniendo sexo explícito o poses sugerentes.

El acusado, indica la sentencia, había puesto algunas de esas imágenes a disposición del resto de la red social Twitter al colgarlos en su muro o Timeline.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies