Murcia podría ser autosuficiente gracias al agua subterránea y el trasvase podría terminar en tres años

Greenpeace
EUROPA PRESS
Actualizado 24/08/2017 20:55:36 CET

TOLEDO, 24 (EUROPA PRESS)

La Región de Murcia podría ser autosuficiente usando agua subterránea y no necesitar el trasvase Tajo-Segura, de tal forma que este podría cerrar en tres años, según un informe elaborado por Greenpeace, bajo el título 'La trama del agua en la cuenca del Segura, 10 años después'.

En una rueda de prensa celebrada en Toledo el portavoz de Greenpeace, Julio Barea, acompañado por el hidrogeólogo, Francisco Turrión, y el agricultor, Pedro Morales, han explicado que "nos hicieron creer que la único agua accesible en Murcia es la fluvial", sin contar los datos de agua subterránea que se depositan al mar y que se podrían utilizar.

Además, han denunciado que "el plan de la cuenca del Segura oculta entre 500 y 800 hectómetros cúbicos de agua y podría tener un superávit de 200 hectómetros cúbicos al año", y han recordado que en el anterior informe que hizo Greenpeace ya se decía que la cuenca del Segura "no era deficitaria", y por ello lo denunciaron.

Sin embargo, ha explicado que a día de hoy este "déficit hídrico ficticio" se mantiene por parte de las administraciones "para justificar la necesidad de realizar grandes construcciones" y así continuar con "el boom inmobiliario". Bareda ha recordado que a pesar de que según el nuevo plan de cuenca no se pueden ampliar más zonas de regadío en la cuenca del Segura hasta 2033, se está redotando y dando agua "a miles de hectáreas de regadíos ilegales".

"INTERESES ECONÓMICOS OCULTOS"

El portavoz de Greenpeace ha insistido en que el trasvase Tajo-Segura fue una obra con "intereses económicos ocultos", ya que "no era necesaria", asegurando que se han ocultado de manera sistemática los datos reales "para precisamente justificar que la cuenca del Segura era deficitaria y necesitaba agua".

Por otro lado, ha denunciado que en el año 2007 ya se reconocía que había más de 6.000 hectáreas ilegales de regadío", que a día de hoy se siguen haciendo, mientras que los pequeños agricultores están siendo amenazados y coartados.

Incluso, ha contado que muchos de ellos han asegurado que "de seguir así la situación, se van a ver obligados a dejar su explotación agrícola ancestral porque "no tienen un acceso al agua fácil o barato, mientras que estás grandes empresas sí lo tienen".

Por ello, ha recalcado que la cuenca del Segura es autosuficiente, "no tiene ningún déficit de agua e incluso existe un superávit de hasta 200 hectómetros cúbicos todos los años".

"Se están evaluando de manera intencionada y de manera sistemática mal los datos de la cuenca. No se está contabilizando los flujos del agua subterránea, se está perdiendo muchísimo caudal que va directamente al mar y que no se está cuantificando, tanto es así que los datos nos hacen sospechar que podían ser hasta quince veces superior el agua que se está tirando al mar que lo que va por los ríos", ha concretado el portavoz de Greenpeace.

"MANTENER EL NEGOCIO DE LA SEQUÍA PERMANENTE"

A su juicio, este es "un potencial que no se está considerando, que se está obviando para seguir manteniendo el negocio lucrativo de la sequía permanente, del déficit que está beneficiando a unos pocos y perjudicando a la inmensa mayoría de los agricultores de la zona".

De su lado, Francisco Turrión ha explicado que se trata de un "fraude" de la planificación hidrológica de la cuenca del Segura que "nos hace depender constantemente de trasvases".

En este sentido, ha señalado que cuando el Ministerio "nos informa de la situación del agua en la cuenca del Segura, solo aportan los datos de la situación hídrica de los embalses superficiales, obviando la situación de los embalses subterráneos".

"El hecho de que no se dé esta doble información es un acto bastante grave, pero va encaminado a apuntalar el trasvase Tajo-Segura, los ciudadanos no tienen que saber que debajo del suelo hay embalses subterráneos con agua que se acumula y que son perfectamente manejables", ha subrayado.

"UN VOLUMEN EMBALSADO DE 100.000 HECTÓMETROS"

Además, ha asegurado que la propia Instrucción de Planificación dice que cuando se hagan los planes hidrológicos hay que hacer el inventario de los embalses superficiales y subterráneos, sin embargo "no ha habido ningún plan hidrológico de España que haya inventariado el agua acumulado en los embalses subterráneos".

Igualmente, Turrión ha recordado que el Instituto Geológico y Minero en estudios de los años 70 y 80 mostraron que "la cuenca del Segura tenía un volumen embalsado de 100.000 hectómetros, es decir, cien veces más agua que los embalses superficiales".

"Quieren decir que hay déficit porque tienen que seguir con el Tajo, y si falla el Tajo tendrán que ir a por el Ebro porque detrás de la planificación hidrológica están los loobies del hormigón y de las grandes constructoras cuyo objetivo es seguir haciendo obra pública, pero al final de todo esto hay unos perjudicados que están en el Tajo y en el Segura", ha concluido.

Por último, el agricultor de Lorca (Murcia) Pedro Morales ha denunciado que esto se resume en que "hay 20 empresarios que hacen lo que les da la gana, amplían cientos de hectáreas de nuevo regadío aunque sea ilegal y sin embargo la administración lo único que hace es aplaudirles y darles todo el agua que necesitan".

"Hay dos varas de medir, a los grandes empresarios se les da todo el agua que quieran porque pueden pagarla y los pequeños agricultores nos estamos viendo obligados a renunciar a nuestros derechos", ha subrayado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies