El análisis de ADN de los restos de Viveros confirma al 99,99% que son de Jesús Lorenzo

 

El análisis de ADN de los restos de Viveros confirma al 99,99% que son de Jesús Lorenzo

Actualizado 19/07/2017 15:20:25 CET

ALBACETE, 19 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 3 de Albacete ha notificado a todas las partes personadas en el procedimiento el informe del análisis de ADN de los restos hallados en Viveros (Albacete), que confirma al 99,99% que pertenecen a Jesús Lorenzo.

Fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha han explicado a Europa Press que los restos se encuentran bajo custodia judicial, porque están pendientes de estudio por parte de los forenses para el esclarecimiento de las circunstancias en las que se produjo la muerte, y que la causa sigue instruyéndose en sede judicial.

La Policía Nacional detuvo al regente de un bar de Albacete por el supuesto homicidio de su socio, Jesús Lorenzo, cuya desaparición fue denunciada por su madre diez días después y cuyos restos aparecieron enterrados en Viveros (Albacete). Lorenzo se dedicaba presuntamente al tráfico de drogas, motivo por el cual había adquirido varias deudas. Junto al anterior, fueron detenidas detenidas otras tres personas como encubridoras de estos hechos.

El cadáver de Lorenzo se ocultó en diversos lugares durante tres meses: en un congelador del pub que regentaban juntos la víctima y el autor, y en el maletero de un coche abandonado hasta que el padre del ahora detenido lo descubrió a los tres meses. En ese momento, el autor del homicidio junto con su progenitor decidieron incinerarlo y enterrarlo juntos en una finca familiar.

Tras trabajar en varias hipótesis durante todo este tiempo, los investigadores pudieron esclarecer los hechos debido a las contradicciones que presentaban las declaraciones de su compañero de piso y socio, supuesto autor del homicidio. Al parecer se habría llevado a cabo una pelea entre ambos en el pub que regentaban que habría concluido con la muerte del desaparecido.

Agobiado por la situación, el supuesto homicida habría ocultado el cuerpo en un congelador del bar durante una semana, sin cerrar el local al público durante ese tiempo. Posteriormente, trasladó el cadáver a una finca familiar, donde lo ocultó en el maletero de un coche abandonado. A los tres meses fue descubierto por su padre y entre los dos decidieron incinerarlo y enterrarlo en un huerto cercano, donde fue encontrado en una actuación llevada a cabo con la ayuda de perros adiestrados.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies