Asociación de Municipios Ribereños dice que los murcianos "no son solidarios" y que quieren "todo para ellos"

 

Asociación de Municipios Ribereños dice que los murcianos "no son solidarios" y que quieren "todo para ellos"

Actualizado 22/06/2006 19:30:22 CET

TOLEDO, 22 Jun. (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación de Municipios Ribereños de Entrepeñas y Buendía, Vicente Obispo, ante la petición del presidente de la Región de Murcia, Ramón Luis Valcárcel de trasvases desde el Tajo medio, aseguró hoy que "los murcianos no son solidarios" y quieren "todo para ellos", y confió en que "de una vez por todas" se produzca la derogación del trasvase y los castellano-manchegos "mandemos" en la cuenca del Tajo y "que no mande la cuenca del Segura".

Así lo indicó en declaraciones a los medios tras reunirse con el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y los consejeros de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, José Luis Martínez Guijarro, y la de Obras Públicas, María Encina Álvarez para hablar del desarrollo de un Plan de Dinamización en la zona de los embalses de Entrepeñas y Buendía.

En este sentido, Obispo confirmó que cuando desde Murcia piden un trasvase para regadío de plantío "sentimos una impotencia total" porque, aseguró el presidente de la asociación, "estamos dando desde la cabecera del Tajo tanto a cambio de muy poco". Por ello, mostró su confianza en que "de una vez por todas se acabe con este tipo de polémicas que existe entre Murcia y Castilla-La Mancha".

Aseveró que en el entorno de los municipios ribereños de la cabecera del Tajo el verano "lo afrontamos bastante mal" porque, aunque "agua para consumo humano posiblemente tengamos en la zona", confirmó, los pantanos están "bajo mínimos" y se afronta "mal" de cara al turismo.

Así, confió en que quizá no haya que utilizar camiones-cisterna, salvo en algún pueblo de la Alcarria de Cuenca y por la infraestructuras obsoletas, e insistió en que espera que no haya "ningún tipo de problema de abastecimiento".

La situación de sequía, además de influir al turismo puede afectar también a la cantidad de especies de peces que hay en el pantano, puesto que, explicó, se ha observado que cuando llega el mes de mayo y hace sol, al bajar el pantano "muere todo bicho viviente". En cuanto al turismo, recalcó, "la gente llega, y acostumbrada a ver el Mar de Castilla y lo ve seco, siente nostalgia y un malestar cuando todo lo ha visto verde y azul".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies