La Asociación de Pueblos Ribereños de Entrepeñas y Buendía alerta de que la situación es "crítica y solo quedan fangos"

Actualizado 04/08/2006 13:09:12 CET

CUENCA, 4 Ago. (EUROPA PRESS)

El presidente de la Asociación de Pueblos Ribereños de Entrepeñas y Buendía, Vicente Obispo, alertó hoy de que la situación en la zona es "crítica", y lo único que queda son fangos, aunque el Ministerio de Medio Ambiente afirme que los lodos no influyen en el volumen embalsado.

En declaraciones a Europa Press, Vicente Obispo indicó día a día baja el nivel de los embalses de cabecera y que si la situación continúa así, dentro de pocas semanas, los pantanos pueden rozar el mínimo de 240 hectómetros cúbicos de agua, límite a partir del cual no se podría trasvasar agua al Levante.

Para el presidente de la asociación la situación es "crítica" tanto desde el punto de vista del abastecimiento como de la economía de la zona ya que la gente no hace turismo este verano en los embalses "porque los ve vacíos" señaló Obispo, quien explicó que "los turistas aquí no se pueden bañar, no pueden echar las barcas, ni hacer ningún tipo de deporte y esto es indignante cuando estás viendo que en la zona del Segura aquello está lleno: más campos de golf, chales, ladrillo".

Por el momento, aseguró que los pueblos ribereños no se están abasteciendo con camiones cisternas aunque, advierte Obispo, su uso será lo más probable ya que la situación actual "es peor que la sequía que azotó la zona en 1995".

Buendía por ejemplo, toma su agua de un pozo ya que la extracción del pantano queda a varios kilómetros de donde todavía hay agua, señaló el presidente de esta asociación que está compuesta por 22 localidades ribereñas de Cuenca y Guadalajara.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies