El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha asegura que "no cabe ninguna esperanza para los asesinos"

Actualizado 04/12/2008 15:18:39 CET

TOLEDO, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Máximo Díaz-Cano, señaló hoy que "no cabe ninguna esperanza para los asesinos" y que con las herramientas que proporciona el Estado de Derecho y con la unidad de los demócratas, "vamos a ser capaces entre todos de acabar con esta lacra y eso lo tienen que tener muy claro los terroristas".

Así lo aseguró Díaz-Cano en declaraciones a los medios momentos después de la concentración de repulsa por el asesinato del empresario vasco Ignacio Uría Mendizábal, celebrada en la Plaza Ayuntamiento de Toledo y en la que el alcalde de la ciudad, Emiliano García-Page, leyó un manifiesto de condena.

En este sentido, dijo que los terroristas "lo único que podrán producir es terror, rabia e indignación, pero sólo nos van a producir eso e inmediatamente nos vamos a reponer y vamos a seguir trabajando para acabar con este problema", agregó.

Asimismo, transmitió su solidaridad y condolencia a la familia de Ignacio Uría y a todos los empresarios del País Vasco que están trabajando por el desarrollo de su tierra. "En cualquier caso, no se va a frustrar ningún proyecto que signifique desarrollo y progreso en esa tierra", manifestó.

En el acto también estuvieron presentes la presidenta del PP Castilla-La Mancha y secretaria general del partido, María Dolores De Cospedal; el consejero de Presidencia, José Valverde; el delegado de la Junta en Toledo, Fernando Mora; el portavoz de IU en el Ayuntamiento de Toledo, Aurelio San Emeterio; y el presidente del Grupo Municipal del PP en el Consistorio de la capital regional, Lamberto García Pineda, entre otras personalidades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies